Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cinco vidas con 395 euros al mes

En una precaria situación económica, los vecinos de Agolada Javier Gómez y Paula María Junquera hacen un llamamiento público para poder dar “una vida digna” a sus tres hijas

La familia agoladesa posa en su maltrecha vivienda situada en Brántega. BERNABÉ | JAVIER LALÍN

Paula María Junquera y Javier Gómez tuvieron que huir de su hogar por sus hijas y hoy siguen luchando cada día por ellas. Hace tres años, esa huida los llegó a la pequeña aldea de Brántega, en Agolada, de donde es la familia de Javier. Lo hicieron con lo puesto, dejando atrás sus trabajos y su hogar, pero con la ilusión de iniciar una nueva vida lejos de temores que habían decidir enterrar.

Esa nueva vida sin embargo se mostró mucho más dura de lo que esperaban. La enfermedad de Paula y las dificultades de Javier para encontrar trabajo, los han dejado en una complicada situación económica y en una vivienda en muy malas condiciones. A estas alturas y con un duro invierno encima, la familia Gómez Junquera ha decidido dar el difícil paso de dar a conocer su situación y pedir ayuda. Esa llamada de auxilio ha recibido una rápida respuesta por parte de asociaciones y vecinos, una ayuda que han recibido entre numerosos agradecimientos.

Una de las habitaciones de la casa que ocupa la familia BERNABÉ | JAVIER LALÍN

La vida de Javier, Paula y sus hijas en Agolada comenzó hace tres años. Inicialmente se instalaron en un piso de alquiler, confiando en encontrar un trabajo pero pronto las cosas comenzaron a torcerse. A Javier le costó encontrar una ocupación fija y Paula tenía que operarse por una enfermedad para terminar con una minusvalía. Los 395 euros que recibe por ello son desde hace mucho tiempo los únicos ingresos que recibe la familia, un dinero con el que era imposible continuar pagando un alquiler.

“Entra agua por algunos lados y tiene mucha humedad. Además, hace mucho frío”

decoration

La situación los llevó a aceptar el ofrecimiento de la familia de Javier de instalarse en una vieja casa que tenían en el lugar de A Eirexa. A lo largo de los dos últimos años, la familia ha intentado convertir esta casa en un hogar, algo que se terminó mostrando imposible al no poder invertir dinero en ella. “Entra agua por algunos lados y tiene mucha humedad. Además, hace mucho frío”, explican desde la familia agoladesa. Su situación ha llegado hasta tal punto que han tenido que dejar de pagar algunas facturas importantes. “Cada día me levanto y lo primero que hago es mirar si nos cortaron la luz”, reconoce Paula Junquera.

En este tiempo, la familia ha estado en contacto con los Servizos Sociais del Concello de Agolada, quienes les han estado facilitando comida. Sin embargo, no han podido hacer nada a la hora de ayudarlos con su hogar. Su situación se volvió tan complicada que el propio teniente alcalde de Agolada, Óscar Val, les dio en más de una ocasión dinero de su bolsillo para ayudarlos a hacer a compra.

Interiror de la vivienda en la que vive la familia de Agolada BERNABÉ | JAVIER LALÍN

Finalmente, Paula y Javier decidieron ir un paso más allá y plantearon su situación a la asociación Donaciones A Estrada. “A nuestras hijas no les falta de nada pero tenemos que mirar por ellas e intentar que vivan en las mejores condiciones. Si decidimos pedir ayuda fue por ellas. Para darles una vida digna”, explica Paula Junquera. La respuesta por parte de esta entidad y de las numerosas personas que colaboraron en su casa los sorprendió. En unos días, una furgoneta llegaba a su casa cargada de comida, ropa, regalos y radiadores.

Sin embargo, la ayuda no se quedó ahí. La empresa lalinense Covenfa se ofreció a colocar unas ventanas provisionales y a hacer una división en su casa para delimitar varias estancias. Además, ofrecieron a Javier Gómez un trabajo en la empresa. En breve tendrá que hacer un curso antes de poder incorporarse en su plantilla. Por su parte, Martín G.S., de la firma forcaricense Teccarsa, pagará de su bolsillo las ventanas definitivas.

Desde la familia agoladés agradecieron un apoyo vecinal que ha servido para mejorar su situación. Remarcan que en ningún caso quieren recibir dinero, solo ayuda para poder superar este mal momento personal y poder afrontar el futuro con la ilusión de encontrar un final feliz.

Una mano amiga desde los municipios vecinos

La familia de Agolada se puso en contacto con la recientemente creada asociación estradense Donaciones A Estrada para explicarles su situación. Esta llamada hizo que la entidad sin ánimo de lucro se pusiese en marcha para intentar conseguir ayuda. Tras explicar el caso a través de las redes sociales, la asociación recibió numerosos donativos en forma de comida, ropa para vestir y de cama e incluso radiadores con los que poder calentar la vivienda. La ayuda prestada por los vecinos fue sin embargo más allá. Así, el responsable de la empresa lalinense Covenfa SL instaló dos ventanas provisionales. Además, ofrecieron trabajo a Javier Gómez en su empresa de aluminio. También estuvo trabajando en la casa, Martín G.S., un trabajador de la empresa forcaricense Teccarsa, que se ha ofrecido a pagar de su bolsillo y les instalará unas ventanas definitivas. Para colaborar con la familia agoladesa pueden ponerse en contacto con Donaciones A Estrada, en el número de teléfono 686 192 279.

Compartir el artículo

stats