Un siniestro entre dos vehículos en la N-525, a la altura de la conocida como “curva de Nudesa” provocó ayer el corte de la carretera durante más de una hora. El siniestro se produjo casi a medianoche de ayer, a las 23.30 horas del viernes, por lo que el corte de la vía apenas afectó a la circulación, dado que se produjo durante el toque de queda.

El choque frontal en Margaride no produjo daños aparentes a los ocupantes de los dos vehículos, un BMW de color negro que circulaba en sentido a Silleda, y un Renault Clío blanco, en dirección a Chapa. El conductor del primero quedó atrapado en el interior y el 112 movilizó a los bomberos del Parque Intercomarcal con sede en Silleda. Se desplazaron con dos camiones debido a que los tres efectivos venían de realizar un operativo en Agolada debido a la intensa nevada caída durante la jornada del viernes en toda la comarca. No hizo falta excarcelar al conductor del BMW, Tampoco fue necesario que los dos chóferes se trasladasen en ambulancia a ningún centro de salud para revisar el alcance de las heridas que pudiesen sufrir.