Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una caña agridulce

Los locales hosteleros volvieron a tener vida en su interior tras un mes cerrados en un día de “alegría por volver ver a la clientela”

Clientas en el café del bar Amadues de A Estrada.  | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Clientas en el café del bar Amadues de A Estrada. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

El camarero del Bar Galaxia de Lalín, sirviendo. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Comensales en el Hotel Pontiñas. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Clientela en las mesas de A Carballeira do Chousiño de Silleda. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Un joven en la terraza del Xandú de Lalín. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

El Basán de A Estrada, con la barra cerrada. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Los locales de Lalín, Silleda y A Estrada volvieron a abrir tras un mes cerrados o sirviendo para llevar o a domicilio. Fue una jornada de alegría, nervios y satisfacción por poder dar un paso más en esta difícil situación que atraviesa el sector. Con las barras selladas, ya que no se puede consumir en las mismas, la hostelería de los tres municipios tenía el aforo limitado de diferente manera.

En el caso de Lalín, ayer solo pudieron estar abiertos hasta las 17:00 horas, sin embargo, la clientela quiso recompensarles y se volcó con los locales. “Ya echábamos de menos poder estar así, escuchando el ruido de las máquinas de café, leyendo la prensa y hablando con los dueños o camareros de locales”, apunta una clienta. Otra dice sentir mucha alegría, más en la jornada nevada de ayer. “El café caliente en la mesa, la música y ver nevar desde dentro, fue una jornada especial, la verdad”.

Por parte de los hosteleros de Lalín, apuntan que fue una jornada de “felicidad” al poder ver entrar a la clientela. “Aunque teníamos que estar pendientes del aforo, pero la verdad es que se comportaron muy bien y entendían que la situación era difícil”, explican desde un local de Lalín. Por otro lado, el representante de los hosteleros de la AED, Álex Iglesias, señala que le llegaron “muchos mensajes en los que mostraban estar contentos, sobre todo a partir de saber que desde hoy ya podemos tener las medidas básicas de horario y de aforo, pero sobre todo de movilidad; hay que destacar que para nosotros, y también para el comercio, es muy importante que pueda venir gente de otros municipios”, señalan. En los locales de Silleda, con el aforo de 40% en interior y 50 en terraza, y de A Estrada, con las restricciones más bajas, la clientela también se volcó en su reapertura. La vuelta a la rutina se hizo en un día especial para hostelería y clientela. “Fue bonito ver llegar a la clientela después de tanto tiempo teniéndola en la puerta”. Todos coinciden en que lo que pueda ser para mejor y “un respiro, es bueno para el sector”. Tienen claro que no quieren volver estar cerrados, porque se les “hace cuesta arriba”, por eso inciden en que se cumplan las normas para no retroceder y que ellos vuelvan a “pagarlo”.

Ayudas al sector

En cuanto a las ayudas, Álex Iglesias reseña que las de la Xunta son “surrealistas, ya que fomentan la creación de terrazas en pleno mes de diciembre y en Galicia, no tiene mucho sentido”, explica. Añade que sí se ayuda a aquellos que tienen el servicio para llevar, “ya que pretenden fomentar este servicio, pero no todo el mundo lo tiene”. Aunque sí apunta que todo lo que venga “es bueno” después de “las pérdidas que tuvimos”. Están a espera de conocer cómo les ayudará el Concello de Lalín que anunció una reunión para la próxima semana. Sin embargo, hosteleros locales ven en cierta medida “injusto” que se de la misma cantidad al comercio que a la hostelería, “ya que nosotros estuvimos cerrados; deberían darle más a los negocios nocturnos, que ya llevan tiempo cerrados, un poco menos a nosotros y luego al comercio, que sí tienen que tener ayudas, pero no en la misma proporción”, señalan algunos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats