Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hombre de las camelias

Cándido Pazos inaugura hoy en Vedra una escultura de tres metros que representa a la Camelia Xacobea, un ejemplar que él creó entrelazando el tronco de tres especies

Pazos, en su casa, junto a una camelia trenzada y cosmética a base de aceite de este árbol.  | // BERNABÉ/J.C.A.

Pazos, en su casa, junto a una camelia trenzada y cosmética a base de aceite de este árbol. | // BERNABÉ/J.C.A.

Escultura de Camelia Xacobea que se inaugura hoy.

Su historia de amor comenzó en la década de los 70. La jardinería es una de las pasiones del polifacético Cándido Pazos. Varios millones de metros cuadrados de jardines públicos –muchos de ellos en Santiago– llevan su sello. La camelia siempre le gustó, quizás porque era la planta favorita de su madre. Comenzó a trabajar con distintas especies, pero fue en 1971 cuando apostó por crear la suya propia. La bautizó como Camelia Xacobea, un ejemplar de tres troncos entrelazados, creciendo unidos como Pazos y las camelias han sabido hacer durante casi medio siglo.

“Es el sentido de mi vida durante 50 años”, apunta el artista. Sostiene que esta camelia bien puede entenderse como un homenaje a la mujer gallega, remarcando que el Premio Nobel Camilo José Cela nombró a la camelia como la flor insignia de Galicia. Seguidamente, Cándido Pazos subrayó que el nombre de grandes gallegas bautiza algunas variedades de este árbol, como hicieron Rosalía de Castro, Emilia Pardo Bazán o Concepción Arenal. Este homenaje a la flor de Galicia se convierte en escultura. La Camelia Xacobea de Cándido Pazos se plasma en tres metros de obra de arte que hoy se presentará en el puente antiguo de Santa Cruz de Rivadulla, en Vedra, por encargo de este concello vecino. La inauguración está programada para las 12.30 horas, contando con la asistencia del vicepresidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda.

Estas singulares camelias tienen una belleza casi poética. Tres variedades distintas con sus troncos entrelazados para la eternidad, formando una única copa en la que brotan flores que, en sí mismas, pueden resultar únicas o todo un misterio. Explica Pazos que, transcurridos unos 20 años, la savia de estos tres troncos termina fusionándose, de manera que brotan flores que son un fiel y sorprendente ejemplo de esa unión.

Este polifacético escultor, compostelano de nacimiento y estradense de adopción, llegó a tener 2.000 metros cuadrados de invernaderos con cultivos de camelia. “Llegamos a alcanzar una producción de 200.000 bonsáis”, explica, para seguidamente indicar que ahora posee una colección de 1.000 bonsáis de camelia trenzada que cumplirán 50 años en febrero. “Está en una extensión sobre cuarzo blanco del Pico Sacro, porque el sílice del cuarzo es el mejor abono para la camelia”, relata. A ello añade el polvo de la gema preciso de serpentina, una de sus materias primas predilectas para plasmar en una escultura lo que su mente sueña.

Cuando quiso bautizar esta creación botánica, Cándido Pazos reparó en que la combinación de los tres troncos terminaba creando un efecto como de un báculo salomónico. Sumando esta observación a su amor por el Camino de Santiago, decidió concederle a este ejemplar el nombre de Camelia Xacobea. El listado de gente que tiene una de ellas en su casa es amplísimo. Va desde el Vaticano hasta Claudia Schiffer –Pazos le diseñó el jardín de su casa en Palma de Mallorca–, Hillary Clinton, Angela Merkel o Julio Iglesias.

La escultura que el artista dedica hoy a su amada camelia está confeccionada en bronce, con las raíces rodeando una pierda de serpentina. En el lecho tiene cuarzo del Pico Sacro, terminando con una maceta de granito. Para las flores de bronce se emplea la policromía igual a la utilizada en las puertas de la Sagrada Familia de Barcelona.

La pasión del artista por las camelias no se queda aquí. En los últimos años ha apostado por abrir líneas de investigación en el ámbito de la cosmética que emplean el aceite de camelia como ingrediente fundamental. En concreto, con la trenzada están investigando nuevos producto, entre ellos cremas o champús en seco. El proyecto se bautiza como Camelia, el árbol de la belleza. Es también el árbol de su vida.

Compartir el artículo

stats