La incidencia de la pandemia en las comarcas de Deza y Tabeirós-Terra de Montes continúa descendiendo, permitiendo albergar la esperanza de que la zona camine hacia la superación de las actuales restricciones. En esta línea ha comenzado a situarse A Estrada con mayor claridad en las últimas jornadas. Pese a que el municipio sumó un positivo, en estos momentos los casos activos se sitúan en 12, con dos pacientes ingresados (uno de ellos en la UCI) y otros diez pasando la enfermedad en su domicilio. En Lalín el número de activos ayer era de 48, cuatro menos que la víspera, mientras que Silleda se mantuvo en 26.

La incidencia acumulada a 14 días es de 183 en el caso de Lalín –con 39 nuevos positivos detectados en ese período de tiempo– y de 190 por cada 100.000 habitantes en A Estrada –con 35–, donde los datos son más favorables si se tiene en cuenta la incidencia en las siete y las tres últimas jornadas. En el caso de Silleda, con 21 contagios confirmados en las dos últimas semanas, la tasa baja por primera vez en mucho tiempo de los 250/100.000; en concreto, se sitúa en torno a los 240.

En similares circunstancias está Cerdedo-Cotobade, que se mantiene en doce casos nuevos en 14 días, mientras que Vila de Cruces baja de la decena. Todos los concellos de Deza y Tabeirós-Montes están ya por debajo del umbral de 250 en tasa a 14 días, si bien superar las restricciones que operan en estos momentos requiere situarse por debajo de la barrera de los 150, entre otros parámetros que valora el comité clínico, cuya próxima reunión será el martes.