Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un día para apostarlo todo al negro

El comercio local se olvida por un día del impacto de la pandemia, con colas en muchos establecimientos de clientes que buscan abaratar en el Black Friday las compras de Navidad

Colas para pagar en una juguetería de A Estrada, con artículos a la espera de reparto.   | // BERNABÉ/ANA AGRA

Colas para pagar en una juguetería de A Estrada, con artículos a la espera de reparto. | // BERNABÉ/ANA AGRA

Black Friday, viernes negro, Venres Meigo... da igual cómo se le llame al último viernes del mes de noviembre, pero en los últimos años se ha convertido en el pistoletazo de salida para empezar con ahorro la campaña de Navidad. Cada vez son más los establecimientos que, siguiendo los dictados de los gigantes del sector, no han tenido más remedio que importar una moda comercial en la que los descuentos mandan. La pandemia no impidió la buena marcha de esta jornada de ventas, aun cuando colectivos como la Asociación de Comerciantes da Estrada (ACOE) o la Asociación de Empresarios de Deza (AED) hayan esquivado este año la organización de esta campaña a consecuencia de las restricciones sanitarias.

A primera hora de la mañana los clientes esperaban ya a que varios comercios de A Estrada levantasen la verja. No tardaron en formarse colas en algunos establecimientos, que se vieron obligados a tirar de normativa en ciertos momentos para respetar los aforos marcados para cada caso. “Había gente en las puertas antes de abrir y eso es algo que nunca había pasado”, explica el presidente de la ACOE, Alfredo González, que no dejó de reconocer que la soleada –aunque fría– mañana de noviembre permitió estas madrugadoras esperas. “Hay comerciantes que aseguran que les funcionó mejor que el año pasado y otros que dicen que más o menos igual, si bien es cierto que también hay alguna tienda que apunta que vendió menos”, explicó González.

El presidente de la ACOE apostó por que estas ofertas se concentren en una única jornada, aun cuando este año reconoce que se recomendó a los socios que, para evitar aglomeraciones, mantengan las ofertas hoy, dando la posibilidad de que la gente pueda dividirse entre ambos días para no concentrarse en los establecimientos. En este sentido, señaló que el 70% de los comercios de A Estrada apostaron por concentrar los descuentos entre la jornada de ayer y la de hoy, dividiéndose el 30% restante entre ofertas prolongadas durante toda la semana y otras fórmulas para esta campaña. “Lo fuerte es hoy” , dijo González en alusión a la jornada propia del Black Friday. “Es como si cambias la Nochebuena al 23 de diciembre”, comparó, poniendo el acento en que si se busca una campaña fuerte, “es mejor hacerla en un día o en dos”.

En un año completamente atípico y fuertemente marcado por las restricciones sanitarias, esta jornada de compras no fue una excepción en Deza y Tabeirós. Muchos clientes apostaron por el teléfono para asegurarse de las ofertas existentes en los productos que les interesaban antes de presentarse en las tiendas.

Además, en el caso de A Estrada fue la primera vez en una jornada como la de ayer en la que se trabajó también con cita previa, de tal manera que algunos consumidores apostaron por marcar con la tienda en cuestión la hora a la que acudirían a realizar sus compras.

Otro de los servicios que ayer demandaron los clientes más que nunca fue el envío a domicilio, una apuesta que han implementado de forma conjunta las asociaciones de comerciantes. De este modo, fueron muchos los que acudieron a las tiendas, realizaron con descuento parte de sus compras de Navidad y después pidieron que la mercancía comience a llegar a sus casas a partir del lunes.

El presidente de la ACOE apuntó que este año es tan singular que sus campañas no permiten una comparación fidedigna con las de ejercicios anteriores. Sin embargo, remarcó que algunos comerciantes estradenses ya habían reconocido el año pasado que la del Black Friday había sido la jornada más importante del año en ventas y resultados –aun contemplando los descuentos–, incluso por delante de la víspera de Reyes

Esta jornada comercial deja buen sabor de boca en muchos comerciantes de las comarcas. Una pandemia no entraba en los planes de nadie, pero lo que está demostrado es que el Black Friday ha llegado al comercio de proximidad para quedarse. El negro se ha convertido en un color más de la Navidad. De hecho, cada vez son más los consumidores que en estas fechas lo apuestan todo al negro.

Compartir el artículo

stats