El BNG apunta que el mandato de la mancomunidad de Deza que rige Luis Taboada está llegando a su ecuador “y no se convocó ni un solo pleno”. Indica que la culpa “es de quien lo puso ahí, el PP; un partido que prefiere que esta entidad esté paralizada y sin ningún tipo de utilidad para los residentes a favorecer una alternativa en la administración, con una nueva gestión”.

Los nacionalistas señalan que la actual situación es “antidemocrática” por no convocar los plenos en tiempo y forma; y además, impide a la oposición tener “la más mínima posibilidad de fiscalizar o presentar propuestas para corregir este nefasto rumbo”.

Para el Bloque no es solo una situación insostenible “en términos de funcionamiento de unos criterios mínimos de transparencia y democracias, sino que también necesita de forma inmediata, para salir del coma inducido en el que el PP tiene a este organismo, un cambio sustancial que es más que evidente que no se va a producir de la mano del PP”, indican. Por ello, piden la dimisión del actual presidente y del vicepresidente, el edil lalinense José Cuñarro. Además de exigir una convocatoria urgente de pleno extraordinario para “analizar entre todos la crítica situación en la que se encuentra la mancomunidad y marcar fecha de una nueva elección de sus órganos de dirección para poner fin a este auténtico despropósito en el que el PP y el señor Taboada tienen sometida a la entidad, generándole graves consecuencias a nuestros vecinos”.