La portavoz del BNG en Europa, Ana Miranda, dio traslado a la Comisión Europa de la preocupación del Bloque de Lalín por el proyecto de una nueva captación de agua en el río Deza, en una zona catalogada como “reserva fluvial natural” en el Plan Hidrolóxico y en la Red Natura. Además, en ese cauce está presente una especie en peligro de extinción.

El BNG recuerda que entre las recomendaciones efectuadas por la Comisión Europea figura que España debe hacer más esfuerzos en la medición de los caudales extraídos de los ríos y a todos los usuarios del agua. La captación, que cuenta con el visto bueno de Augas de Galicia, “puede ser un ejemplo ilustrativo para comprobar la aplicación de la Directiva Marco del Agua de 2018” y ver, así, si existen malas prácticas a la jora de alterar las propias previsiones hidrológica de los estados miembros.

Así, el BNG denuncia el incumplimiento de la planificación hidrológica del Estado en la reserva fluvial natural del río Deza así como de dicha directiva europea. El documento de Planificación Hidrológica considera que un proyecto de abastecimiento sobre el cauce del Deza solo podría justificarse “tras un procedimiento excepcional de justificación de imposibilidad de otras alternativas” que garantizarían la protección de dicho espacio.