Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Otero Neira | Pianista estradense

“Sigo tocando música clásica pero me apetecía explorar otros campos”

Ha publicado su cuarto disco “Reconstruction”, en el que reina la música electrónica

Javier Otero, ayer, en la plaza de la música de A Estrada.  | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Javier Otero, ayer, en la plaza de la música de A Estrada. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

El estradense Javier Otero sacó a la venta el pasado mes de octubre su cuarto disco en solitario. Bajo el título de “Reconstruction” se esconde el trabajo más personal del reconocido pianista, en el que se encargó de componer y producir sus doce temas. Supone un paso más en su evolución después de una larga trayectoria en la acaparó elogios tocando la música de grandes compositores. Este nuevo disco supone además una evolución hacia la música electrónica, por primera vez a la misma altura que su piano en importancia.

–¿Qué sorpresas trae este nuevo trabajo?

–Este es realmente mi cuarto trabajo de LP, como se decía antes, aunque realmente sería el sexto, justo antes de este disco saqué dos EP, que fueron también un poco como prueba. Los dos eran con música mía y acercándome a la música electrónica. Luego sin embargo, con la llegada de la pandemia, quedaron casi sin promoción, salvo a través de as redes sociales. Siguiendo en la misma línea me animé a componer un par de temas más. Al final terminaron siendo doce, que son los que terminaron completando este disco. De esos doce, diez los hice en agosto en un miniencierro para poner terminar y grabar los temas. Es un disco en el que hice de todo. Me siento muy satisfecho con él, ya no solo como pianista, sino como artista en global.

–¿En sus anteriores trabajos no había ya composiciones personales suyas?

–En los EP de piano e electrónica sí que son temas míos. Sin embargo, es la primera vez en la que también me encargo de la producción. Este disco sí es íntegro de música mía y producido por mí. Incluso todos los instrumentos están grabados por mí.

–No será una tarea fácil tener que estar atento a todos los aspectos que abarca la producción al completo de un disco...

–No es fácil pero muchas veces, si tienes una idea clara, es complicado transmitírsela a otra persona para que pueda trabajar sobre eso. Al final, si tu consigues hacerlo, puede quedar mejor o peor, pero me representa a mí. Sé perfectamente lo que quería hacer y lo hice. Evidentemente, en manos de otro productor, el resultado habría sido diferente.

–Exige sin embargo tener muchos conocimientos sobre los diferentes procesos.

–La gente me conoce principalmente por ser intérprete de música clásica durante más de 25 años. Esta es otra faceta mía que llevó haciendo desde hace años de una manera más interna. Llevo haciendo arreglos para otros grupos durante tiempo, pero no con la firma de Javier Otero, músico y compositor.

–Existe entonces un Javier Otero productor.

–Sí, y también más intérprete. Cuando tocas música de otros y es buena, tienes que ser muy malo para estropearla, que incluso hay veces que se estropean. Pero cuando uno publica su propia música y en un formato desconocido para el gran público dentro de mi faceta habitual, como es la música electrónica, siempre es más arriesgado. Es además un disco en el que el piano y la música electrónica están al mismo nivel. No es el protagonista el piano. Todo está muy mezclado.

–¿Es una evolución total sobre lo que ya hiciera o es algo que ya se percibía en “Intuition”?

–Es algo parecido pero en los Intuition sí que se podrían explicar como música para piano con electrónica y esto ya es música electrónica con piano. A mí me gusta evolucionar. Debo decir que sigo tocando música clásica y sigo dando conciertos pero sí que me apetecía explorar otros campos.

“Soy exigente, casi rozando la autodestrucción”

–¿Ha sido más exigente consigo mismo con este trabajo que con los anteriores?

–Por mi formación en música clásica soy muy autoexigente, casi rozando la autodestrucción. Este trabajo lo afronté desde otra perspectiva. De una perspectiva de disfrute. Este por ejemplo es un disco que escucho mucho, mientras que los anteriores si los escucho les empiezo a sacar defectos. Este es un disco con el que disfruto.

–¿Cómo va a hacer para promocionarlo con todo esto del Covid-19?

–Ya sabemos lo que está pasando y como está afectando a la actividad cultural. Las redes sociales siguen siendo sin embargo un gran apoyo. Mi intención es poder presentarlo físicamente en un concierto con aforo reducido a través de streaming. No sé donde será pero espero que cerca.

–Estuvimos encerrados mucho tiempo. Eso para usted implica mucho tiempo encerrado con su piano.

–Es mucho tiempo para estar con el piano pero también fue un tiempo para estar con la familia. Al final fueron meses en los que ves las cosas desde otra perspectiva. Es cierto que invertí mucho tiempo en el piano pero de otra forma, más hacia mí que hacia los demás. De ahí viene también un poco el título de “Reconstruction”, de estar siempre reconstruyéndome interiormente para poder sobrellevar todo lo que venga.

–¿Y ya está reconstruido?

–Supongo que sí pero igual le preguntas a otros y te dicen que no. Ahora ya estoy pensando en otros proyectos, en el directo... Este es un disco pensado como una historia y es bonito para escuchar de arriba a abajo pero los directos le darán una vuelta de tuerca a los temas.

–En cuarentena llegó a tocar en su balcón para los vecinos, ¿qué tal la experiencia?

–Muy bonita. A nivel personal fue incluso más satisfactoria incluso que el streaming que hice para más de 30.000 personas. En el balcón tenía a los vecinos delante y parecía que tocaba para alguien físico, no para una cámara.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats