Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Guerrero: “Hay que darle servicios al Sagrado pero la matrícula no se encarece”

El director general de Scientia School anuncia obras importantes y su apuesta por la guardería, el comedor y una moderna residencia

Alumnos del colegio San Sebastián.

Alumnos del colegio San Sebastián.

Vista del colegio Carmelo de Donostia.

La autorización del Juzgado de la venta del colegio Sagrado Corazón do Deza de Lalín convierte a este centro concertado en el quinto del grupo Scientia School en España junto a otros como El Carmelo de Donosti o el San Sebastián de Madrid, entre otros. El director general de la firma, Francisco Guerrero, apura estos días las reuniones para abordar los flecos de esta operación. Guerrero recordaba ayer cómo empezó todo para que la empresa que representa terminara por hacerse con el colegio lalinense: “Nosotros teníamos un plan de crecimiento en España que incluía Galicia. Nos llegó el Sagrado Corazón, igual que nos llegaron otros muchos y nos decidió la ubicación geográfica y la posibilidad de crecimiento. Nosotros compramos muchas veces colegios que están en dificultades, es algo que tiene un sobrecoste pero hemos probado varias veces que sabemos hacerlo muy bien. En Lalín hay muchas opciones de mejora y creemos que se puede volver a hacer un colegio interesante e importante en esa zona”. El directivo reconoce sobre los 2,7 millones de euros que deben de abonar para hacerse con él que “hemos pagado seguramente más de lo que nos hubiera gustado por el Sagrado Corazón. Nosotros hicimos un plan de negocio que se hizo público y ahora lo estamos rehaciendo. Hemos seguido porque entendemos que todavía es razonable. Evidentemente, es más de lo que habíamos pensado pero vemos mucho potencial en él”.

Francisco Guerrero quiere que la paz social se instaure en el recinto escolar lalinense después de varios años convulsos a todos los niveles y por eso considera que “lo primero es eliminar todo el ruido que ha habido en torno al colegio. También hay que ser coherentes y volver a poner ese centro en una normalidad. Un padre quiere ir a un colegio tranquilo. Vamos a tocar mucho el edificio del colegio con obras muy rápidas en inicio. Antes de la adjudicación ya hemos estado yendo al Ayuntamiento, viendo normativas y viendo todo. Vamos a hacer una obra importante y a partir de ahí: innovación, tecnología, pedagogía... En definitiva, tenemos que poner al colegio en la mente de un padre cuando quiera mandar el hijo a otro centro y que el Sagrado Corazón le ofrezca cosas interesantes. Lo primero, una tranquilidad de futuro”. En este sentido, el ejecutivo de Scientia School está convencido de que hay que “hacer las cosas bien. Volviendo a tener unos profesores tranquilos y unos padres a los que no les vamos a mentir nunca. Además, este año tenemos un paraguas que casi lo permite todo y que se llama Covid-19. Yo no sé si nos van a volver a cerrar. Estoy corriendo con las obras porque quiero que empiecen y que el mundo entero vea de verdad que vamos en serio pero desconozco si nos van a confinar otra vez. Hay medidas que hay que abordar rápidamente, eso es evidente”.

Preguntado por si la cuota que los padres de los alumnos del Sagrado Corazón do Deza se verá encarecida a partir de ahora, Guerrero es tajante: “La matrícula no se va a encarecer. Hay que darle servicios diferentes a los padres y por alguno de ellos les puedes cobrar. Meter este colegio en rentabilidad es dotarlo de servicios que los padres te puedan contratar y en eso es en lo que vamos a incidir nosotros”. Y para que todo esto se cumpla y que el Sagrado Corazón vuelva a tener el tirón que lo convirtió en su momento en todo un referente educativo, el representante de Scientia School pone su punto de mira en tres pilares del centro como son la guardería, el comedor y una novedosa residencia. Francisco Guerrero explica que “la guardería es donde nace un colegio y vamos a apostar muy fuerte por ella. El comedor es una de las fuentes de ingreso que tiene y hay que volver a rentabilizarlo. El internado lo cerramos este año y vamos a replantearnos de nuevo su proyecto. Ese internado que tenía el Sagrado Corazón antes yo nunca lo abriré en un colegio. Estamos estudiando el contar con residencia porque no vamos a escatimar ni en las obras ni en la tecnología ni en los profesores ni en nada más, pero hay que meter este colegio en números”.

Expansión

Por último, Francisco Guerrero también anuncia un ambicioso plan de expansión que tendrá a Galicia como epicentro. “Galicia sigue siendo para nosotros una comunidad interesante. Yo no cierro no tener algún colegio más en Galicia en los próximos meses. Nosotros generalmente analizamos una serie de regiones que cumplen unos requisitos como son el País Vasco, Madrid, Andalucía, Levante y Galicia. En esas, empezamos con un proyecto que lo hacemos muy importante, por eso este es el primero que lo convertimos en un escaparate para seguir creciendo. En el País Vasco, después del Carmelo hay colegios próximos que estamos cogestionando porque también gestionamos otros colegios que no son propiedad nuestra. En Galicia puede que vayamos a por algún otro colegio en los próximos meses”, asegura mientras no da a basto entre llamadas y distintas reuniones.

Compartir el artículo

stats