El Concello de Cerdedo-Cotobade emprenderá una nueva fase de mejora del vial que conecta los núcleos rurales de Piñeiro y Tresaldeas para darle continuidad a la adecuación del trazado acometida desde Os Castros de Quireza con el entronque de Barbeira en Tomonde, ya iniciado con anterioridad. Para ello, el ejecutivo liderado por el alcalde Jorge Cubela ampliará la inversión inicial con 20.859,82 euros procedentes de rebajas en otras obras incluidas en el Plan Concellos. Se actuará sobre las cunetas del citado tramo saneándolas y hormigonándolas para crear sistemas de recogida de agua y drenaje que faciliten la accesibilidad a las viviendas de la zona.

El regidor destacó que los trabajos mejorarán la seguridad vial y modernizará la red vial municipal. Y agregó que aun queda por acometer una tercera fase de mejora que “será abordada tan pronto como se pueda”.

En otro orden de cosas, el máximo mandatario local también informó de la caída sobre parte de la N-541 de un muro anexo al antiguo cuartel de la Guardia Civil de San Xurxo de Sacos, cerrado en 1985. Se trata de una edificación en relación con la cual el Concello ya instruyó un expediente de declaración de ruinas y llegó a imponer dos multas a raíz de una denuncia de Fomento. Se vinieron abajo sus placas y su estructura. Pero sus dueños nunca lo quisieron vender ni reparar. Cubela anuncia nuevas medidas como la apertura de un expediente para evitar perjuicios a terceros.