Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El virus endurece el Camiño da Geira

Las restricciones obligan a dos peregrinos lusos a pasar sin detenerse en Teo

La presión ejercida por el coronavirus ha endurecido el ya exigente Camiño da Geira e dos Arrieiros, que entre el martes y ayer sumó dos nuevos peregrinos por la comarca de Tabeirós-Montes. Se trata de Enrique Malheiro y de Lucelia Rodrigues, de Braga y O Algarve, respectivamente.

Aunque Malheiro es un experto en el trazado –de hecho fue, junto con el estradense Carlos da Barreira de Codeseda Viva, el artífice de la guía que siguen la mayor parte de los peregrinos– se vio obligado a readaptar sobre la marcha las distintas etapas para ajustarse a las restricciones impuestas a causa de la pandemia en zonas como Pazos de Arenteiro o Feás, donde está prohibido pernoctar. Incluso tuvieron que tomar un taxi para dirigirse a Ribadavia. Y ayer –tras llegar el martes a Codeseda y pernoctar en esta parroquia estradense– se encaminaron pronto hacia A Estrada, pasando por O Cruceiro al filo de las 11.00– con la intención de alcanzar Santiago ya ayer, sin detenerse en Teo por las restricciones que ya estaban en vigor ayer y que impiden detenerse. En este tipo de casos, los peregrinos solo pueden pasar de largo sin detenerse.

Compartir el artículo

stats