La Asociación Protectora Bigotes de Lalín cerró el mes de octubre con alto volumen de rescates y acogidas de gatos desamparados y en riesgo. “Se nos encoge el corazón porque no tenemos medios y ayudas para llegar a todos”, indican en sus redes sociales. Apuntan que en muchos casos, los avisos que reciben son de personas que no pueden ayudar a los animales. Agradecen también a las personas que acogen a los animales callejeros.