Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Abraham Castro Neira | Arquitecto y coautor del premiado proyecto del campo de fútbol de A Bandeira

“La polémica de A Gandareira fue para bien”

“El juego entre una cubierta primitiva y un material tecnológico y prefabricado es lo que nos están valorando”

Abraham Castro posa, ayer, delante del campo de fútbol de A Gandareira, galardonado con el Gran Premio ENOR 2020.   | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Abraham Castro posa, ayer, delante del campo de fútbol de A Gandareira, galardonado con el Gran Premio ENOR 2020. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

El proyecto de construcción del campo de A Gandareira (A Bandeira) no deja de cosechar reconocimientos. El último ha sido el Gran Premio de Arquitectura ENOR 2020 a la construcción proyectada por los arquitectos Carlos A. Pita y el silledense Abraham Castro Neira. El trasdezano atendía ayer a FARO DE VIGO para conocer sus opiniones.

–¿Le sorprende que esta edificación acumule tantos premios?

–Sí, claro. Aunque parezca falsa modestia, tiene mucha calidad pero sí que es cierto que competimos con gente de un gran nivel. En los ENOR no contaba con él porque estaba participando gente del nivel de Souto de Moura o Aires Mateus, gente con una relevancia nacional bastante importante. Lo que menos espera uno es poder ganarle a todos estos, evidentemente.

–Es curioso que un proyecto con tantas críticas de la oposición municipal sea, sin embargo, reconocido donde compite, ¿no?

–Yo cada vez creo más que la polémica siempre surge cuando hay algo que suscita interés. Si el proyecto de A Gandareira no suscitara interés alguno ni siquiera llegaría a haber polémica sobre él. Entonces, también supongo que a veces esa polémica será para bien, con un buen resultado como este, y otras veces será para mal. Nosotros hemos tenido la suerte de que esta polémica fue para bien.

–Después de este éxito, ¿le gustaría probar con estadios más grandes como el Bernabéu, el Camp Nou o el mismo Balaídos?

–Todo lo que venga a mayores siempre está bien, ¿no? Para mi un proyecto mayor que el de A Gandareira me hubiera sido bastante incómodo, y lo digo de forma totalmente sincera. Los proyectos como el de A Bandeira son cómodos de bonitos porque se disfrutan mucho por parte del que los crea y los puede realizar. Y se disfrutan mucho más siendo aquí en casa, aunque puedas llevar más palos al estar entre tus vecinos y la gente que conoces. También te digo que a lo mejor acometer un trabajo en esas grandes superficies que me dices me importaría menos. Es decir, igual a algo como lo de A Bandeira le pones más cariño porque está aquí en tu tierra. Las críticas, por supuesto, duelen más pero las celebraciones son mayores. Es lo bonito de que sea algo hecho en tu casa.

–¿Cuál ha sido la inspiración para levantar un graderío tan atractivo y en apariencia tan sencillo?

–Nosotros siempre tuvimos muchísimo reflejo, en especial, de la arquitectura de la antigüedad. En A Gandareira pienso que se puede apreciar una geometría muy fuerte, que incluso podría recordar a algún monumento azteca o de época similar. Pero también hay muchas secciones de estadios griegos que son así, o sea que las gradas parecen copiadas de un estadio de la Grecia clásica. Si te fijas en la geometría de la cubierta del estadio, también realmente es un acto muy sencillo de equilibrio.

–Efectivamente, parece que todo es muy fácil en esa cubierta.

–Ya, pero sólo lo parece. Es cierto que es una cubierta que incluso podría parecer algo primitivo. Ese juego entre lo primitivo, pero con un material tecnológico y prefabricado, es para nosotros el chiste del proyecto y curiosamente es lo que están valorando más los jurados de los certámenes en los que ya nos han premiado. Están viendo que con elementos relativamente tecnológicos y contemporáneos utilizamos física básica. Se podría decir que la composición de toda la historia de la humanidad, que se ha utilizado siempre, para resolver algo muy contemporáneo. Es lo que todos los jurados nos están diciendo como fallo. Entonces, siempre la imagen de ese graderío de la antigüedad, de los circos, los teatros y demás, que aunque tengan silvas o maleza siempre son bonitos. De hecho, estos días de Covid me estuve colando en A Gandareira para sacarle fotos con la hierba crecida, porque le queda muy bien.

–¿Cómo va el proyecto del nuevo consistorio de Silleda?

–Según me han contado, y me parece lógico y evidente, está en stand by porque. claro. hoy en día parece que toda la financiación debería de estar cuando menos a disposición de posibles emergencias. Entonces, desconozco cuál es la estrategia general pero lo que sí que me han dicho que tengo que entender que esto tiene que esperar porque ahora mismo podría haber otras prioridades. Lo cual me parece lo más lógico del mundo, como no podía ser de otra forma.

–¿Vería bien un retraso del proyecto por esas circunstancias?

–Como proyectista anuncio que es un proyecto muy bonito y muy necesario pero esperemos que lo podamos ver y disfrutar cuando no haga falta que ese dinero se destine a emergencias de ningún tipo que nos lo hagan retrasar. Pero ya te digo que cuando me lo comentaron lo entendí perfectamente. En estos momentos hay que estar a otras cosas y confiemos en que cuando todo esto pase todos podamos saborear lo que es un proyecto que, al igual que A Gandareira, está hecho con mucho cariño para la gente de mi tierra.

Compartir el artículo

stats