El Colegio Sagrado Corazón do Deza de Lalín tiene desde ayer un nuevo propietario a falta del visto bueno de la justicia. Scientia School es el ganador de la subasta realizada en la viguesa Calle Colón después de que ambos aspirantes igualasen a todo. La puja, que dio comienzo a partir de las 13.00 horas, tuvo una duración aproximada de 40 minutos con la presencia de Javier Romano por parte de Lener Administradores Concursales, Venancio Salcines. de Breixo Investiment, y Paco Guerrero, director general de Scientia School, junto a sus respectivos equipos. El trámite resultó más reñido de lo previsto inicialmente debido a que la firma de Guerrero igualó todas las propuestas de Salcines salvo en lo relativo a la readmisión de trabajadores, donde el ya propietario del centro incluyó a Joaquín Pereira, último director y gerente del centro escolar.

Precisamente, el apartado correspondiente al número de trabajadores que readmitía cada una de las partes presentes en la puja fue determinante a la hora de decidir la subasta por el Sagrado Corazón. Aquí, Salcines decidió incorporar a todos excepto a Joaquín Pereira. Scientia School sí lo incluyó en su proposición y ese punto de diferencia acabó con el empate e hizo que Salcines se levantase de la reunión favoreciendo la compra definitiva del colegio por parte de la firma que representa Francisco Guerrero. Scienta School igualó de partida la propuesta de Salcines, que implicaba a 13 trabajadores más. En la subasta quedaban todavía una decena de empleados que se iban al ERE, y se dirimió cuántos se quedaba cada parte. El empresario herculino decidió quedarse con todos menos con Joaquín Pereira, y Scientia School apostó por incluir al último director del centro en su oferta de compra, con lo que pasaron de 33 a 56 los empleos que deberían mantener tras mejorar su proposición inicial, ayer, en Vigo.

La constante igualación de ofertas durante la reunión propició que también se equipararan los términos de la inversión económica que cada uno de los aspirantes propusieron con el objetivo de mejorar las vetustas instalaciones del centro escolar. La de Scientia School rondaba los 260.000 euros, mientras que la de Venancio Salcines suponía un montante de 317.000 euros, que incluiría la realización de un centro de negocios y una sección de Formación Profesional orientada a las nuevas tecnologías. La estrategia de Scientia School fue en todo momento igualar a la de su rival de ayer, por lo que se tuvo que llegar al citado desempate tras negarse Salcines a mantener en plantilla al último responsable del Sagrado Corazón.

Francisco Guerrero declinó ayer entrar en detalles sobre lo sucedido en Vigo, y al cierre de esta edición estaba reunido con su equipo en las oficinas del Sagrado Corazón para concretar las acciones a seguir. Sin embargo, Guerrero afirmó que “a partir de hoy (por ayer) empieza la nueva época del Sagrado, que ya era hora. A partir de ahí, ha sido una subasta en la que nosotros teníamos muy claro hasta donde queríamos llegar y tenemos muy claro lo que queríamos para este proyecto. Desgraciadamente, hemos tenido que esperar mucho. Nosotros teníamos un objetivo y se ha cumplido”. Preguntado por el mantenimiento de Pereira en plantilla, Guerrero señaló que “es cierto que hemos hecho todo lo necesario para salvar este colegio” y se comprometió a ofrecer explicaciones públicas cuando se firme la escritura de compra, algo que se puede retrasar más de una semana. “No es el momento de decir Joaquín sí o Joaquín no. Este colegio necesitaba cerrar una etapa y hoy (por ayer) creo que la hemos cerrado pero todavía en sede judicial hay que cumplir una serie de trámites y pueden pasar muchas cosas. Este colegio hay que ordenarlo”, concluyó el nuevo dueño del Sagrado.

Salcines cree que podrían sobrar 18 trabajadores

“Gracias a que yo he aparecido en esta subasta le he asegurado el puesto de trabajo a 26 personas. Es lo que me reconforta porque le dejo al pueblo de Lalín más trabajo y más bienestar. De todas formas, con una plantilla de 56 trabajadores ahora mismo sobran 18”, explicaba ayer Venancio Salcines tras finalizar la subasta. El empresario coruñés añadió sobre la inclusión de Pereira en la oferta de Scientia School que “yo no puedo montar un colegio nuevo con una persona que yo creo que ha sido una de las causantes del problema. En esta vida todo tiene unas líneas rojas que no se pueden superar”.

El comité, a la espera de una cita con Lener

El comité de empresa del colegio sólo se pronunciará sobre su compra cuando reciba una comunicación oficial sobre la misma. Además, sus miembros tienen pendiente todavía una reunión con Lener Administradores Concursales para tratar el tema. Así lo indicó ayer Xosé Manuel Nogueira, miembro de la CIG-Ensino. El sindicalista se mostró “sorprendido” por el cambio de la propuesta de Scientia School pero también aseguró que se alegraría de que fuera adelante si con eso se beneficia a toda la plantilla del centro. González recordó que la propuesta inicial de Scientia School dejaba fuera a 15 personas y la de Salcines a 8 con distintos criterios para ello.