Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La compra de flores para Difuntos se adelanta una semana y se detecta un recorte en el gasto

Los clientes comenzaron a hacer sus pedidos ya a mediados de mes para evitar aglomeraciones en los días inmediatos en los camposantos | Las lluvias afectaron a algunas plantaciones de viveros, pero sí hay producto

Luz González, con varias plantas y flores típicas de estas fechas. Bernabé | Javier Lalín

Las jornadas de Todos los Santos y Difuntos serán atípicas, como todas las fiestas de guardar de este 2020, a causa de la pandemia sanitaria. Los cementerios no se llenarán del bullicio habitual en esos días, pero lo que el virus no podrá impedir será que las tumbas luzcan adornadas con flores y cirios, como siempre ha sido. Por eso, para evitar aglomeraciones en los camposantos en esos dos días, los vecinos de las comarcas han adelantado sus encargos a las floristerías, de modo que desde el pasado puente del Pilar y sobre todo desde el lunes, día 19, comenzó el grueso de reservas en estos locales.

“Antes, lo normal era que los encargos se concentrasen en la última semana, pero está claro que los clientes no quieren coincidir con muchas personas en sus cementerios, y ya están llevando las flores a sus panteones incluso desde hoy” apuntan desde Charo Floristas.

Muy cerca de este local en la rúa Ramón Aller, de Lalín, se encuentra otro negocio, Floristería González. Su propietaria, Luz, recuerda que desde hace años sus clientes ya están acostumbrados a hacer reservas con varios días de antelación al de Difuntos. Para que las flores y plantas luzcan en todo su esplendor, vienen ya preparadas, de modo que pueden aguantar en buen estado hasta casi un mes. Es otro motivo por lo que muchos vecinos aprovechan estos últimos días de octubre para visitar a sus seres queridos ya fallecidos. Sobre todo los que viven en villas o ciudades distintas a aquellas en las que se ubican sus cementerios. “Tenemos dos tipos de cliente: el que vive lejos y prefiere escoger antes las flores, y el que espera a última hora”, explica Patricia Bragaña, de la Floristería Arte Novo, en A Estrada.

Las plantas, más económicas

El único pero que puede tener el adorno prematuro de las tumbas no es tanto la lluvia, sino el viento, que puede destrozar centros florales y plantas. La meteorología ya fue la culpable de que se perdiese alguna producción de planta de Difuntos en las últimas semanas, debido a los aguaceros. Ocurrió en los Viveiros Agra, también de Lalín y en algunos de los que suministran a Floristería González. Ello provoca que el precio suba levemente para las floristerías. Pero, por el momento, sí hay garantía de suministro de producto. Y es que la situación no es idéntica a la de las semanas posteriores al estado de alarma: los parones en la producción y en general en la actividad motivaron que durante algunas jornadas fuese difícil conseguir determinadas flores y plantas. A día de hoy, pueden retrasarse solo algunos pedidos de flores exóticas como la heliconia.

Decíamos que la flor puede encarecerse, pero el impacto final en el precio del consumidor es mínimo. Las floristerías consultadas señalan que los clientes están gastando lo mismo que en años anteriores, o incluso un poco menos, debido a la incertidumbre económica que rodea a la pandemia. Las plantas están teniendo cierto tirón frente a clásicos como el crisantemo, dado que son más económicas. De estas fechas tan señaladas quedan muy en segundo plano claveles y rosas, “puesto que ya suelen venderse el resto del año”, explica Bragaña. Aunque el gasto es desigual, “porque tienes clientes que te llevan tres plantas, y otros diez,”, apuntan desde la Droguería Agra, los clientes suelen realizar un desembolso de entre 50 y 60 euros, según calcula Luz González.

El PSOE lamenta la falta de un protocolo en Lalín

Ante la proximidad de las fechas de Santos y Difuntos, el PSOE de Lalín echa en falta que el Concello aún no hiciese público por el momento ningún protocolo propio “para garantizar la seguridad frente a la Covid en los cementerios. Vemos cómo la Xunta acaba de sacar un conjunto de normas generales y de recomendaciones, y como otros municipios elaboraron su propio reglamento, pero el gobierno de superasalariados de Lalín siempre va un paso por detrás”. El PSOE insiste en que estas jornadas los camposantos sirven de lugar de reunión “de vecinos y visitantes, gran parte de ellos pertenecientes a grupos sociales de riesgo por su edad”. Por eso cree que es más que necesario tomar medidas desde la administración local, sobre todo en los cementerios que son de titularidad municipal, “para que las familias puedan acudir con total seguridad”.

Mascarillas a escolares

Por otra parte, los socialistas urgen al ejecutivo lalinense que entregue “de manera inmediata” las máscaras de protección que prometió a los estudiantes del municipio. Esta propuesta se hizo a comienzos de septiembre por parte del grupo municipal y días después el alcalde, José Crespo, anunció su compra y reparto entre los seis colegios de primaria de Lalín. Ahora, un mes después, “no se sabe nada de la promesa”. La edil Alba Forno pide que esta dotación se amplíe al alumnado de secundaria, “porque los gastos que tienen que afrontar las familias en este material es igual en todos los grados de enseñanza”.

Hablando de centros educativos, continúa ingresado el alumno del CEIP de Vilatuxe que tuvo que ser operado tras salpicarle gel hidroalcohólico en un ojo. El pequeño tendrá que comenzar ahora con las curas y por el momento no hay fecha para el alta médica. Los doctores le han indicado a la familia que es necesario aguardar a que le caigan los puntos que le han dado tras realizarle un transplante de membrana. Este y otros casos de accidentes motivan que los expertos pidan precaución con los dispensadores de gel entre los escolares más jóvenes.

Lalín prescinde de las misas en las capillas de los dos cementerios municipales de la villa

Por precaución ante la situación sanitaria, el párroco de la villa, Marcos Torres, indica que este año no oficiará misas en las capillas con que cuentan tanto el antiguo cementerio como el nuevo. Así, quiere evitar la aglomeración de fieles, porque “aunque solo pudiese cubrirse el 50% del aforo en el interior de las capillas, fuera seguro que sí se concentrarían personas”.

Además, la Xunta acaba de difundir unas pautas de prevención en los camposantos. Recomienda que las visitas sean como mucho de hasta cuatro personas por grupo y que no superen, en ningún caso, los 30 minutos. “Y si celebramos una misa, que son en torno a 25 minutos, los asistentes ya estarían consumiendo parte de ese tiempo”, explica el sacerdote, que además de Lalín y Donramiro atiende otras seis parroquias. En las rurales la situación parece más fácil, “porque ya durante estos días puedes ver a personas limpiando sus tumbas o llevando sus flores”. Así, sí habrá misas en los templos parroquiales, respetando siempre el aforo que marcan las normas sanitarias. Va a ser, sin lugar a dudas, una jornada muy atípica, “porque podría celebrar varias misas durante el mismo día, pero ¿cómo haces para que los fieles se repartan y no acudan todos a la misma eucaristía?”, se pregunta este sacerdote.

Las normas de la Xunta indican además que los camposantos han de tener dispensadores de gel en zonas como puntos de agua o accesos. Recomienda organizar itinerarios de entrada y salida y organizar el aparcamiento, para evitar aglomeraciones.

Al margen de la celebración religiosa del próximo fin de semana, a raíz de la pandemia sanitaria, se publicó una normativa diocesana en la que se indica en qué templos puede seguir oficiándose misa garantizando siempre la limpieza para minimizar el riesgo de contagio así como la seguridad interpersonal. En el municipio lalinense figuran en ese listado la iglesia de As Dores en el casco urbano, así como el santuario de O Corpiño y los templos de Bermés y Vilatuxe. En los otros templos también se aseguran esas normas, pero por responsabilidad del sacerdote que está al frente.

Compartir el artículo

stats