–A Estrada pasa del nivel verde al rojo en Covid en apenas tres días. ¿Cómo se explica?

–Estoy convencido de que todo se deriva del puente. Llevábamos en verde desde abril hasta el día 14 de este mes. En todo este tiempo hemos hecho un esfuerzo doble para mantener la actividad asistencial y controlar los brotes. Esto exigió una petición de pruebas PCR, seguimientos en domicilio y colaboración en el rastreo. Hasta ahora repercutía en nosotros. Pero la mayor parte de la población colaboró y los resultados estaban ahí. El día 2 de octubre contabilizamos 4 casos. Entre el 2 y el 7, ninguno. Y del 7 hasta el 14 tampoco se registró ninguno. Antes del puente no estaba preocupado. Pero el 14 hubo un caso. El 15, cuatro. Y desde entonces hubo un goteo constante. Está claro que el virus no estaba en A Estrada. Lo trajo gente que vino de fuera. Y creo que es lo que sigue pasando. Todo se deriva del puente. Hubo una entrada masiva de casos. La suficiente para pasar del nivel 0 al 3. Aunque es muy llamativa la velocidad de subida, estamos por debajo de la media en Galicia. Los datos están inflados: hay gente que reside fuera y tiene el médico aquí. De momento tenemos controlado dónde están los casos pero. realmente, este es un momento crucial. Se puede perder la trazabilidad de los casos y, entonces, pasar a transmisión comunitaria. No estamos en ella pero avanzamos hacia ella.

–¿Cómo evitarlo?

–La población tiene que ser prudente. Este virus tiene la característica de que se transmite de forma silenciosa. La persona contagiada no lo sabe al menos en las primeras 48 horas. Es asintomática. Y, en este contexto, si se baja la guardia pasa lo que pasa. A Estrada es un vivo ejemplo de ello: se pasa del 0 al 4, de la situación de control al riesgo, en nada. Aunque el 95% de la población tenga un comportamiento responsable, si hay un 5% que no toma precauciones esto se descontrola. Lo que evidencian los contagios de esta segunda ola es que se siguen manteniendo las reuniones familiares y que en casa no se mantienen las medidas de precaución. Ya puedes realizar la petición de pruebas PCR, hacer un buen rastreo, detectar casos y aislar contactos... que si una parte de la población no tiene prudencia, esto no se controla.

–El BNG demandó el Covid-Auto para las comarcas, ¿qué le parece su propuesta?

–¿El Covid-Auto? Es lógico acercar los servicios a la gente siempre que haya posibilidad técnica y recursos humanos. Pero yo no soy partidario del Covid Auto. Creo que tiene más ventajas traer los test de antígenos a Atención Primaria. Tienen menos coste –se estima en 4 euros cada uno frente a los 100 de cada PCR– y no necesitas personal adicional. Lo podemos hacer nosotros. Son los test ideales para realizar en Atención Primaria a fin de evitar desplazamientos a Santiago y hacerlo con la fiabilidad de una PCR, teniendo respuesta en solo 15 minutos. Eso evitaría el período ventana en el que las personas que esperan el resultado de una PCR no guardan las debidas precauciones. Y los últimos estudios apuntan a que también valen para asintomáticos.