Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los productores ven con preocupación la venta de castañas ante la ausencia de magostos

La avispilla continúa siendo un problema en los frutos - Las restricciones limitan la salida a asadores callejeros

Óscar Estévez de Almacenes Donramiro muestra un lote de castañas que le llegó ayer.

Óscar Estévez de Almacenes Donramiro muestra un lote de castañas que le llegó ayer. // Bernabé/Javier Lalín

La recogida de castañas está siendo tímida y con temor por la salida de este producto. La ausencia de magostos o de asadores callejeros son dos factores que afectan a la venta de las castañas. Productores e intermediarios temen a la llegada de diciembre, para hacer el balance. En estos días, empezaron con la recogida fuerte de castañas.

La mitad de la producción se deriva a la comercialización de la empresa Alibos Galicia S.L., con sede en la localidad de Monterroso. Buena parte de su producción proviene de la zona de Deza. Su gerente, Jesús Quintá, explica que aún están empezando con la recogida. "Tuvimos alguna de temprano, pero lo fuerte aún está empezando ahora y está siendo una cosecha aceptable en cuanto a cantidad, sobre todo en la zona de interior", comenta. Añade que el problema de la avispilla se está notando "ya que muchas castañas tienen hongos, y eso es derivado a que el árbol está dañado y deriva en enfermedades para el fruto". El productor José Ramón Cillero de Merza explica que este año le han fallado numerosos árboles que tenía en una de sus plantaciones "por un bicho, tengo que replantar todo y volver a empezar; sí es cierto que la avispilla ha afectado menos que en otros años, de hecho, en otra de las plantaciones tengo un árbol dañado, pero los demás no, y en esta están todos, algo que me sorprende mucho".

En cuanto al tamaño, comenta que están siendo de tamaño medio. "Hay de todo, las hay grandes y pequeñas", comenta Quintá. El responsable de Almacenes Donramiro, Óscar Estévez, comenta que en cuanto al tamaño hay gran variedad "y la avispilla este año no se ha notado tanto como en otras campañas". En cuanto a la cantidad del producto, ayer mismo ha enviado un camión con 15.000 kilogramos. Son recogidas en el interior, Lalín, Melide, Arzúa, Rodeiro o Silleda, entre otros municipios. "Este año he ampliado la compra del producto en diferentes puntos, aunque la salida haber cómo va", comenta. Explica que la variedad de este producto es amplia, pero la que más éxito tiene es la Híbrida, "es la más bonita de todas".

La ausencia de magostos por las restricciones derivadas del coronavirus es un problema para los productores. "Este es un producto que suele llegar a Navidad, pero este año no sabemos cómo vamos a cerrar la campaña, porque está siendo todo una incertidumbre", explica Quintá. Añade que la situación actual también afecta para la venta en asadores que hay en las calles. "Si no hay gente por la calle no van a tener salida en estos puestos, por eso las restricciones también nos están afectando notablemente, sin eventos para comerlas y luego sin movimiento en la calle, va haber una gran caída; pero es temprano para decir cómo va a ser". Desde el Almacén Donramiro explican que la principal salida que están teniendo es para los particulares, "lo que hacemos es venderla a precios más económicos para que así tenga más éxito, nos vamos ajustando a las necesidades", puntualiza Estévez.

El precio es otro de los temas que más preocupa a productores e intermediarios. Quintá explica que han mantenido los mismos que en años anteriores, "de un euro o un euro y veinte céntimos las variedades más baratas y las de más calidad, pueden llegar a los dos; esto es como en todo, la calidad se paga".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats