El BNG de Lalín llevará al próximo pleno una moción para reactivar la asistencia sanitaria en el centro de salud de la cabecera comarcal. El partido propone que se realicen de inmediato todas las acciones necesarias para activar la atención presencial en atención primaria. Debido a la pandemia sanitaria, la Xunta decidió potenciar las consultas telefónicas, lo que está ocasionando "muchas dificultades a los profesionales para poder prestar la asistencia sanitaria", a la vez que afecta a la población. Al primar esta atención telefónica, las líneas quedan colapsadas y los profesionales "están al límite, con un agotamiento físico y mental insoportable". Tienen listas de espera de semanas incluso para una consulta por teléfono.

Por esta razón, el BNG también considera necesario incrementar el número de profesionales del ambulatorio lalinense, que así permitiría incrementar la calidad y el tiempo de atención asistencial y, a la vez, incorporar las categorías profesionales imprescindibles para formar "equipos multidisciplinares y prestar una atención integral".

La demora se produce en consultas telefónicas, pero también para acceder a pruebas diagnósticas o a intervenciones quirúrgicas. Ya de por sí, los retrasos eran notables en estas situaciones y ahora lo que provocan es que "cada vez más personas estén acudiendo a la sanidad privada, ante la falta de respuesta de la sanidad pública". La moción recoge, en este sentido, la petición de un plan de choque para reducir las listas de espera.

El colapso telefónico en atención primaria también afecta al centro médico del concello vecino de Silleda. A los pacientes no les queda otra que acudir a las propias instalaciones para sacar cita. Una paciente de este servicio indicaba ayer que estuvo llamando de forma continuada durante tres horas y que o bien comunicaba o bien nadie descolgaba el teléfono.