Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Antón Losada estrena el pabellón 3 tras salir doce docentes de un aislamiento Covid

Electromecánica imparte teoría en la Fundación - Los profesores dieron negativo en los test, pero estuvieron en cuarentena de modo preventivo por su contacto con otro que dio positivo

Un docente y alumnos de Electromecánica, ayer, estrenando un aula sin paredes en el pabellón 3.

Un docente y alumnos de Electromecánica, ayer, estrenando un aula sin paredes en el pabellón 3. // S.P.

El IES Antón Losada Diéguez estrenó en la mañana de ayer nuevas aulas de Electromecánica en el pabellón 3 de la Fundación de Exposicións e Congresos. Daba así un nuevo paso hacia la normalidad en un curso cuyo inicio le está resultando difícil. Y es que no solo tuvo que demorar el comienzo de las clases por la falta de aulas y talleres idóneos para Madeira y Electromecánica sino que, además, la pasada semana tuvo que afrontar el aislamiento preventivo de doce profesores a los que hubo que realizarles pruebas PCR por su contacto -antes del inicio de las clases- con otro docente que posteriormente dio positivo en coronavirus.

El director del centro, José Manuel Puente, elogió ayer la rápida actuación del jefe de Atención Primaria de A Estrada, Juan Sánchez Castro, y de la pediatra Eva García (enlace entre el centro de salud y los centros educativos locales) para propiciar la realización de los test, la comunicación de su resultado negativo y la obligación de realizar un aislamiento preventivo. También se mostró aliviado de que los docentes aislados no hubiesen impartido aun clases al alumnado. Contando los días transcurridos desde su contacto con el positivo -en una sesión de trabajo preparatoria de la vuelta a las aulas- el aislamiento preventivo de los doce profesores negativos en Covid acaba de concluir. Y ya trabajan a pleno rendimiento.

Menos mal. Con esta nueva dificultad superada satisfactoriamente, el IES Antón Losada Diéguez encara ahora en el proceso de creación de las nuevas aulas de Formación Profesional (FP) de Electromecánica y Madeira en el pabellón 3 de la Fundación. El patronato de esta aprobó el24 su cesión al IES hasta julio en base a un contrato de alquiler entre las consellerías de Industria y Educación, por el que esta abonará 50.000 euros.

Pero el pabellón se cedió tal cual estaba, diáfano, sin paredes interiores. Y esta semana los docentes de Electromecánica y de Madeira asumieron trabajos vinculados al montaje de las aulas a fin de que ayer ya pudiesen albergar clases teóricas de Electromecánica. Sus ciclos están sin talleres por el gran retraso que acumula el inicio de las obras de reforma de sus talleres en el centro.Y esto ha obligado a los docentes a realizar una adaptación de la programación educativa para impartir más teoría este trimestre y más práctica los siguientes, cuando ya dispongan de talleres.Metro en mano, los profesores de Automoción asumieron esta semana el montaje de las aulas para garantizar la distancia interpersonal entre alumnos en sus nuevas aulas del pabellón 3. Proyectan trasladar a este algunas maquetas para efectuar comprobaciones. Pero no podrán utilizar vehículos ni gran parte de su herramienta.

Por su parte, los docentes de Madeira han comenzado ya a fabricar las bases de las mamparas de melamina que ejercerán de divisiones para delimitar las distintas aulas. Desde ayer,,también se suman al proceso de fabricación e instalación los alumnos de los ciclos de Madeira que ayer iniciaban las clases en grupos reducidos en sus viejos talleres, radicados en los bajos de la Fundación. Uno de ellos -el que alberga los bancos de carpintero- se trasladará también al pabellón 3, al igual que las aulas de control numérico, informática y dibujo, que incumplían las condiciones de ventilación, separación e iluminación requeridas para dar clase. En cuanto al taller que alberga la maquinaria pesada, seguirá en los bajos de la Fundación.

Compartir el artículo

stats