Un segundo anteproyecto evoca el antiguo nombre con el que los estradenses se referían a la Praza da Feira: la "Barceloneta". Bajo el lema El amanecer de la Barceloneta, plantea un espacio humanizado con isletas de zonas verdes, pavimento con varios acabados en hormigón y árboles decorativos.