Se acabó el hábito de abstenerse en las votaciones para que proyectos del gobierno de Xuntos polo Noso Concello, en minoría, pudiesen salir adelante. Muchas de estas propuestas, también es cierto, procedían del ejecutivo anterior, y de ahí cierta responsabilidad. Pero no una, ni do, sino tres obras se quedarán en el tintero al menos hasta que el ejecutivo de tres concejales presente antes de cada pleno su contenido a los 10 ediles restantes. Así se lo hicieron saber al alcalde, Luis Taboada, tanto desde las filas del BNG como del PP.

Los cinco votos en contra de los populares (faltaba Manuel Souto) y la abstención tanto de la socialista María del Carmen Silva como de los tres del BNG rechazaron el proyecto técnico para la mejora de la capa de rodadura entre la granja cinegética y el cruce de Vilar de Uceira. El PP votó en contra por no tener en cuenta su moción del pasado 24 de enero para incluir en el Plan Marco determinados viales en Bascuas, Sabrexo o Piloño, y eso que la moción fue aprobada por unanimidad. El BNG también tenía propuestas, como una pista de transporte escolar en Ollares y otra en Oirós, que el gobierno desoyó. No sirvió de nada que el alcalde, Luis Taboada insistiese en la necesidad de arreglar ese vial que usa la parroquia de Brocos para venir a Vila de Cruces.

El proyecto para mejorar dos caminos en Cedelle y otro Contiña (Larazo), quedó rechazado por los nueve ediles de la oposición, que argumentó la falta de un informe de Patrimonio y que, según un informe de la arquitecta técnica, no es preciso de forma previa. Y el pulso de nueve contra a tres también volvió a ganar a la hora de votar el proyecto de colocación de barreras de seguridad vial en Loño, Carbia y Camanzo. Como el anterior, llevaba aparejada la solicitud de subvención. El regidor apuntó que hay tramos que discurren al borde del pantano y con esta protección se evitará accidentes, pero desde el PP se indicó que en algunas zonas se afecta al derecho de posesión de fincas.

Para Taboada, la postura de los otros tres partidos no demuestra otra cosa que "la complicidad del BNG y del PSOE, que cuando pueden s unen a la derecha yendo de la mano del PP, facilitándole con su voto que no se pueda mejorar el bienestar de los cruceños y cruceñas". Añade que con sus votos en contra, o abstenciones, no les importa la necesidad de los residentes, sino "sacar un rédito político", aunque afecte en algunos casos a esa seguridad de los vecinos de Loño,, Carbia y Camanzo.

Sí salió adelante el proyecto de mejora e dotación de accesibilidad a las Insuas de Gres. El plan actúa desde el mismo puente, con un adoquinado, borde perimetral y desagüe. Taboada anunció un par de fases más y el líder popular, Jesús Otero, echó en falta que la obra no se extendiese hasta la farmacia, donde hubo un bache del que tuvieron que encargarse los vecinos.

Mociones

Ya en las mociones, el PP presentó tres que salieron adelante, a pesar del voto en contra del regidor. Los populares piden una senda peatonal en Pazos (Oirós), a ejecutar con cargo a los remanentes de tesorería de 2019; la compra de parcelas para, junto a unos terrenos que ya son municipales, montar una zona de aparcamiento público en Bascuas y, por último, la redacción y la búsqueda de cofinanciación para una senda peatonal en Orza (Sabrexo).

Desde el BNG se presentaron también tres mociones. La primera, apoyada por unanimidad, busca el uso igualitario de los locales sociales de las parroquias, en vista de la polémica entre algunos colectivos por el de Piloño. El centro está cedido por cinco años (prorrogables otros tantos) a las Mulleres Rurais, que había costeado la reforma. El BNG se quedó solo a la hora de aprobar el cambio de nombre de la Praza Juan Carlos I. Sí votaron todos los concejales a favor de una hoja de ruta para favorecer al colectivo de comerciantes., al igual que la que expuso Carmen Silva para una senda peatonal en la PO-960 entre Santa Cruz y el kilómetro 23, en el cruce con Brandariz. El PSOE además pide a la Xunta un acondicionamiento de todo el trazado cruceño.