El portavoz del BNG de Cerdedo-Cotobade, Ernesto Filgueira, se mostró ayer sorprendido por el anuncio de que se va a promocionar la Ruta da Freixa, en Dorna de la parroquia de Santa María de Sacos, al entender que antes se deben acometer mejoras en materia de seguridad. Promocionarla sería "una acción positiva y deseable de no ser por la situación de abandono y de inseguridad en la que se encuentra buena parte del itinerario", consideró.

"El BNG esperaba una intervención final que garantizase poder abrirla al público general en un estado óptimo de prestaciones y seguridad después de los 40.000 euros invertidos", indicó, pero "no fue así.

Entre las "serias deficiencias" que detecta, cabe mencionar la falta de limpieza y de la eliminación de voluminosos así como la necesidad de efectuar rellenos de zahorra compactada en algunos tramos erosionados por el agua, recolocar los postes y reponer las cuerdas de seguridad. También exige "la correcta colocación del mobilirio evitando que se encuentre apoyada en los muros" y retirar el mobiliario "clavado directamente en los robles".