Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG) acaba de avalar de nuevo la legalidad de las obras de ampliación del cementerio parroquial de A Estrada, emplazado en Figueiroa de Abaixo, al ratificar la legalidad de la licencia de obras otorgada para su ampliación, la regularización del cementerio preexistente y la licencia de primera ocupación para los panteones de la ampliación del camposanto solicitada en su día por el Arzobispado de Santiago de Compostela. El fallo, dictado por la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSXG el pasado 18 de septiembre, desestima el recurso interpuesto por una familia de la zona contra la sentencia que dictó al respecto en mayo de 2019 el Juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 3 de Pontevedra. Además, le impone las costas del nuevo juicio a los demandantes.

Estos, mediante recurso de apelación contra la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 3 de Pontevedra, solicitaban la revocación de la sentencia de 2019 y, consecuentemente, que se anulasen la licencia de ampliación del cementerio de Figueroa de Abaixo otorgada en mayo de 2015 por el Concello, el acuerdo por el que se toma razón de las comunicaciones de la Consellería de Sanidade dando por cumplimentado el condicionado de la licencia sobre la regularización del camposanto preexistente así como la licencia de primera ocupación de los panteones de la ampliación otorgada el 18 de julio de 2016.

Los demandantes defendían que la licencia era ilegal porque la ampliación contravenía diferentes normas sanitarias y urbanísticas y había sido otorgada al abrigo de un decreto que había quedado anulado por sentencias judiciales posteriores. Habían llegado incluso a solicitar la paralización de la licencia para que no se ejecutasen las obras. Y aunque dicha paralización les fue denegada, lo cierto es que esa acción motivó que un buen número de demandantes de panteones desistiesen de su inicial intención de adquirir un panteón por temor a que luego se decretase su derribo.

No obstante, la sentencia de 2019 avaló la legalidad de la ampliación del camposanto de Figueiroa y la legalización de las diferentes fases de ensanche del cementerio preexistente. Y entonces, la familia demandante decidió recurrir ese fallo judicial ante el TSXG, que ahora desestima su recurso de apelación y le impone las costas procesales con un límite máximo total de 1.000 euros.

El abogado que asumió la defensa de la parroquia en todo este proceso, Alfredo Cerezales del Estudio Jurídico Ejaso Global, estima que la sentencia del TSXG puede ser considerada "definitiva" y le otorga "plena seguridad" tanto a los vecinos de A Estrada que ya han adquirido nichos en el cementerio ampliado como a los que se encontraban pendientes de la resolución de este contencioso para tomar su propia decisión al respecto, en relación con un servicio "que todos venían demandando y que ya se encuentra en funcionamiento".

Por su parte, el párroco de San Paio de A Estrada, José Antonio Ortigueira, quiso "trasladar un mensaje tranquilizador" a las familias "que precisan un espacio para el enterramiento de sus seres queridos", anticipándoles que "en octubre se abrirá un nuevo período para la inscripción de solicitantes de panteones en el cementerio parroquial de San Paio".

Quiso también agradecerle también su apoyo "a todos los feligreses y amigos, que siempre nos animaron a llevar a cabo el proyecto del cementerio parroquial de San Paio" y expresarle su "gratitud al equipo de Reni Global por su talento y trabajo profesional, al servicio de los intereses parroquiales".

Igualmente, el párroco quiso "distinguir la estrecha colaboración de la administración local y autonómica con la parroquia de San Paio, en la consecución de esta primera fase del cementerio". Y deseó que esa cooperación "pueda prolongarse en el tiempo" para hacer posible la materialización de "nuevos proyectos".