Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueva psicóloga y la necesidad de un centro de día

Aranes, Asociación de Rapaces e Amigos con Necesidades Especiais, acaba de cumplir su quinto aniversario. Ahora mismo atiende a casi una decena de niños (la mayoría diagnosticado con autismo), cuyas actividades de terapia quedaron suspendidas desde mediados de marzo. La presidenta, Yolanda Fernández, explica que poco a poco va retomando su actividad: acaba de incorporarse una psicóloga que atenderá a los niños en un despacho del Centro Social de Lalín, y las sesiones de fisioterapia se imparten en el centro de Damián López, en la rúa C.

Fueron seis meses sin actividad, por lo que el problema para Aranes es la ayuda que pueden tener de la administración, ya que ésta depende del funcionamiento y gastos que tenga el colectivo. Y la crisis sanitaria también deja en el aire el mercadillo que suele organizar para recaudar fondos con los que pagar esas terapias. El regreso al colegio para los niños usuarios de Aranes también se complicó en algunos casos, "porque algunos niños precisan una cuidadora", por sus problemas de movilidad, y en algún centro están a la espera de disponer de monitoras suficientes para los niños que las precisan.

Con la vista puesta en el futuro, Yolanda Fernández y los progenitores que conforman Aranes demandan una residencia o un centro de día. Es una demanda que ya presentaron al anterior gobierno de coalición así como al ejecutivo actual. Uno de los edificios candidatos para este servicio podría ser el actual ambulatorio, una vez que esté rematado el Centro Integral de Saúde (CIS) en Alto de Vales.

Compartir el artículo

stats