El Concello de Forcarei proyecta ejecutar próximamente una actuación urgente para poner fin a los episodios de turbidez del agua de la traída municipal que se producen ocasionalmente en parte del casco urbano forcaricense cuando se producen jornadas de fuertes lluvias tras un período seco. Su pretensión es poner fin así a "un problema que se remonta a muchos años atrás", según fuentes municipales.

Para determinar las causas de la citada turbidez ocasional del agua se efectuó una detallada revisión técnica de la traída. Y, según las mismas fuentes, se constató "la derivación de una notable cantidade de sedimentos óxicos a través de una de las dos líneas de captación del agua".

La solución ideada supondrá la ejecución de mejoras en el depósito principal de Forcarei -el más antiguo se usa solo como apoyo puntual- al objeto de reforzar los sistemas de decantación y depuración, proceso llamado a eliminar los sedimentos del agua de la traída. Para ello, se instalará una potabilizadora compacta. El tratamiento del agua conllevará desinfección previa, floculación, decantación, filtración y una nueva desinfección antes de la distribución domiciliaria.

Aunque todavía está pendiente de concretarse el presupuesto definitivo, el equipo de gobierno liderado por la alcalde Verónica Pichel prevé obtener los fondos de Remanentes de líneas de subvención, esto es, de las cantidades que se ahorra el Concello en los procesos de adjudicación de otros proyectos.