El alcalde de Cerdedo-Cotobade, Jorge Cubela, destacó ayer el "talante" y la "colaboración" del pleno para aprobar ayudas culturales y acciones de defensa de la N-541 y el cuartel de la Guardia Civil de Cerdedo en favor de los vecinos. Hizo notar que las cinco mociones formuladas por las distintas formaciones políticas en el pleno salieron adelante por unanimidad tras negociar e introducir cambios para incluir las posturas de todos los partidos.

Destacó que se aprobó la moción de Cubela que proponía instar a la Subdelegación del Gobierno a restituir las plazas de agente perdidas en el cuartel de la Guardia Civil de Cerdedo a consecuencia de unas comisiones de servicio que motivaron el cierre del edificio así como que el puesto solo disponga de dos números para patrullas. El regidor quiere que vuelvan a figurar cinco efectivos para reforzar la seguridad ciudadana, reabrir las instalaciones y evitar que los vecinos tengan que desplazarse a Forcarei o a Lalín.

A propósito de esta moción, la líder socialista Lina Garrido destacó que el problema del cuartel "se deriva exclusivamente a la zona de Cerdedo. Lamentó que el munícipe se quejase en los medios en vez de ir antes a la administración competetente. Asegura que Cerdedo-Cotobade se queda sin seguridad por culpa de la fusión. La Guardia Civil de Cerdedo solo atiende en esta zona y en la de Cotobade si se desea realizar alguna denuncia hay que ir al cuartel de Pontevedra, cuyos agentes son los que cubren esa zona. Cree que si Cubela quisiera mantener el servicio intentaría que la Guardia Civil de Cerdedo asumiese todo el término municipal.