Veinte minutos de pleno. Fue lo que duró la primera sesión ordinaria de Agolada tras siete meses, ya que el último fue en febrero. Eso sí, Agolada celebra plenos cada dos meses y tuvo dos de carácter extraordinario, en marzo y junio. La corporación acudió de forma ponderada, con 4 ediles de PAyJ y 3 del PP. El alcalde, Luis Calvo, apunta que no entiende las críticas de los populares por la falta de plenos si ayer no llevaron mociones, y desde el PP su portavoz, Carmen Seijas, argumenta la falta de tiempo para preparar la convocatoria (se formalizó el martes).

Esos 20 minutos dieron para aprobar la nueva ordenanza del Punto de Atención á Infancia (PAI), de modo que las familias agoladesas pasarán de pagar 90 euros al mes a 60 por el primer hijo, y el segundo podrá acudir gratis. Las familias foráneas seguirán abonando 110. Y si el niño o niña ingresa en el centro en la segunda quincena del mes, tendrá un descuento del 50%.

En ruegos y preguntas el PP hizo amago de aclarar varias cuestiones, pero según explica Carmen Seijas el alcalde se negó a cualquier tipo de diálogo, y de ahí que la sesión ni llegase a la media hora. El PP, que acudió incluso a la Valedora do Pobo para celebrar sesiones plenarias aunque fuesen de forma telemática, se queja de no conocer con qué partida económica se pagan varias facturas ni el periodo de pago medio a proveedores. Seijas apunta que el ejecutivo agoladés perdió una ayuda de Agader de 36.400 euros por no licitar en tiempo las obras y de un gasto de 14.000 euros en dos meses en asesores. Seijas también recrimina que su partido no forme parte de la comisión municipal de seguimiento de la Covid pese a ser la formación que representa a 700 vecinos. Calvo explica que el gobierno optó por desestimar la petición "en vista de que nunca aportaron nada". Seijas eleva el cambio de bombillos de puertas a 11.000 euros, y Calvo dice que es bastante inferior, dado que cada bombillo "cuesta 20 euros". El actual gobierno ya había anunciado el recambio de llaves para evitar sabotajes similares a los de la depuradora. Y añade que se cambió el bombillo del aula que usa la Escuela de Música porque una integrante de la banda y extrabajadora municipal usaba el local para trabajos particulares.

Protección Civil

Seijas critica que el gobierno contratase como nuevo aparejador al número 2 de la lista de PAyJ por Lalín y que se comprasen productos de desinfección a una sobrina de Calvo. Se hizo así por la dificultad para adquirir lejía en ese momento, explica Calvo. El alcalde añade que acaba de comprar uniformes para los siete voluntarios de Protección Civil, a los que se entregarán también botas, zapatos y linternas, después de dos años en los que esta agrupación no recibía los 6.000 euros que le corresponden por cada ejercicio.