Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las administraciones de lotería auguran una caída de un 30% en las ventas de Navidad

La falta de turismo y la situación actual baja las demandas - Las peñas y asociaciones siguen probando suerte

La Administración de Loterías Nº1 de Silleda con los boletos navideños.

La Administración de Loterías Nº1 de Silleda con los boletos navideños. // Bernabé/Javier Lalín

La época estival era el comienzo de las ventas de la Lotería de Navidad. El turismo era un aliciente para las administraciones, ya que aprovechando los viajes, probaban la suerte en los concellos de la comarca dezana. Los números de los que disponen o los lugares donde toda la vida compraban son dos de los puntos fuertes. Unos preferían llaveros o imanes, pero mucha gente, de recuerdo o por tradición, se llevaban un boleto de lotería de las administraciones de la zona. Sin embargo, este año, con la pandemia el turismo ha bajado de forma considerable en los municipios por lo que estos establecimientos también se vieron afectados. La venta de estos boletos se inició en julio, pero todas coinciden en que las ventas van despacio y a espera de los rezagados del último momento.

Desde la Administración Nº1 de Lalín, explican que las ventas van "muy lentas". Explican que se debe, principalmente, al turismo, pero también a la situación económica. Los números que más han vendido, son los de todos los años, los abonados y que siempre prueban fortuna en la misma cifra. Lo que destacan es que "hay gente que venía todos los años, pero que por circunstancias, no se pudo trasladar hasta aquí, por lo que nos han pedido que le enviemos el boleto; esto sí que ha tenido un aumento considerable", relatan. Añaden que en cuanto a los números relacionados con la pandemia, como puede ser el 140320, día de inicio del confinamiento, "no ha sido muy solicitado, en lugar de verlo como un golpe de suerte, la gente lo ve como gafe, narra".

En la Administración Nº2, destacan que sí se pide la terminación 20, "que es el año en que estamos, pero nada referente a la pandemia, porque la situación es difícil para todo el mundo y no lo ven como puede ser la fecha de un mundial o esos eventos grandes e importantes, no es la misma ilusión", narra. En cuanto al volumen de boletos, hay gente que prueba suerte en las diez terminaciones, "si no cae en el número entero, por lo menos que caiga en alguna de las terminaciones, pero este año, este volumen así aún no lo vemos, eso es más bien la gente de aquí en los últimos días". Además, explica que ya tienen disponible la Lotería del Niño, "aquí la gente se anima un poco más, pero en sobre todo cara el último mes, porque hay más posibilidades de llevarse un premio".

En la Administración de Silleda, después de la suerte repartida en el sorteo, también coinciden en que las ventas "no tienen nada que ver con lo que llevábamos a estas alturas en otros años". Añade que a nivel nacional se habla de una caída de entre 30 y 40% en la venta de estos boletos, "y así lo notamos en nuestro local". Puntualiza que sí hay gente que llama para que le reserve un número, "porque toda la vida lo han comprado aquí y quieren que se lo envía, es una demanda que ligeramente ha aumentado, pero que en nuestro caso, no hemos notado nada destacable, como podía ser ante las circunstancias".

Todas ellas coinciden en que los números abonados son los que mejor han salido este año. Aunque las comisiones de fiesta tampoco han probado suerte, "puesto que al no poder hacer reuniones grandes y fiestas, decidieron la mayoría decidieron no comprar". A pesar de que no hubo fiestas, sí se podrían hacer otro tipo de eventos entre los miembros de la organización para guardar algún dinero para el año que viene, "sí hubo quien se animó, pero la cifra es mucho menor".

Compartir el artículo

stats