Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sondodance divide su pista de baile contra el Covid

Hoy ofrece una clase gratuita de hip hop, que proyecta implantar si hay demanda

La docente Montse Barcala, fundadora de Sondodance junto a Juan Carlos Romero en el año 2000, en la pista de baile parcelada de la academia en la que estos días se entrenó junto a su hija Noa.

La docente Montse Barcala, fundadora de Sondodance junto a Juan Carlos Romero en el año 2000, en la pista de baile parcelada de la academia en la que estos días se entrenó junto a su hija Noa. // Sondodance

Imaginación y espíritu de sacrificio. Son dos de las virtudes que tantas veces han llevado al éxito en las competiciones de baile deportivo a los integrantes de la academia estradense Sondodance. Y son dos cualidades de las que sus artífices han vuelto a tirar para afrontar el panorama postcoronavirus y estrenar nuevo curso el 1 de octubre, pese a las limitaciones impuestas por la pandemia. A diferencia de los deportistas federados, que puedenentrenar en pareja pero con mascarilla, tanto los alumnos de baile social -quienes están aprendiendo a bailar- como los usuarios de otras actividades -como hipopresivos, zumba gold, zumba fitness, breakdance o coreografías para niños- deben entrenarse individualmente. Por eso, y para garantizar la seguridad sanitaria, Sondodance ha decidido parcelar su pista de baile.

La ha distribuido en cuadrículas de dos por dos metros en cuyo centro se ubicará el bailarín o deportista para mantener en todo momento la distancia social. Es una de las medidas contempladas en un protocolo de actuación más complejo, que la academia ya ha dado a conocer a sus alumnos y padres de alumnos de ejercicios anteriores. Determina que los padres no puedan entrar sino solo dejar a sus hijos en la puerta, llevándose preferentemente su chaqueta Desinfección de manos y pies además de toma de temperatura marcarán la entrada en la academia. Quien supere los 37 grados no se podrá quedar. Todos deben cambiarse el calzado para acceder a clase. Y los docentes recomendarán entrenar con mascarilla.

Si el año pasado la academia rondaba los 500 alumnos, este año sus previsiones pasan por que las limitaciones de aforo y el miedo al coronavirus puedan reducir la afluencia a la mitad. Las cuadrículas establecidas en la pista determinan que no podrán realizar ejercicio en este ámbito más de 15 personas de manera simultánea.

Tras el confinamiento, Sondodance recuperó la actividad con grupos reducidos de hipopresivos y zumba gold o escasas clases personalizadas individuales y retomó las clases de ballet y zumba kids, recuperando sesiones pendientes de marzo. Hoy, además, ofrecerá a las 18.00 horas una clase gratuita de hip hop impartida por un docente compostelano. Si existe demanda, sumará esta disciplina desde octubre a las qde hipopresivos, baile individual, breakdance o zumba gold, fitness y kids. En baile social, enseñarán los pasos por separado sin contacto físico para que cuando la situación mejore los dos integrantes de una pareja ya los tengan interiorizados y, entonces sí, ya puedan disfrutar bailando juntos.

Compartir el artículo

stats