En junio de 2004 se inauguraron las obras de la peatonalización parcial practicadas en Calvo Sotelo, Ulla y Peregrina. El peatón ganó espacio. Se suprimieron los aparcamientos -dejando solo unas zonas de carga y descarga-, las acercas se ensancharon y se bajaron al mismo nivel que la calzada. La transformación fue grande. El salto está ahora en hacer que sea toda zona de paseo.