El Concello de Cerdedo-Cotobade consigue dar un paso administrativo decisivo para la creación del nuevo polígono industrial de Monte Mocín. Consiguió el informe favorable de la Consellería de Medio Rural, tres meses después de recibir la de la Diputación, y que supone un perceptivo y de gran importancia por situarse en una zona forestal y de monte.

Esta autorización ratifica la validez y legalidad del proyecto empresarial local, ya que las obras y el diseño no contienen ningún tipo de afectación sobre montes vecinales en man común, zonas forestales catalogadas de utilidad pública ni en espacios incluidos y protegidos por la Rede Natura.

Hace nueve meses que el pleno aprobara la modificación puntual número 2 de las normas subsidiarias de su planeamiento, que contempla la reclasificación de casi doce hectáreas entre Santa María y San Xurxo de Sacos, como suelo urbanizable industrial, para la creación de un polígono. Este proyecto permite aumentar y diversificar la oferta de espacios industriales en el municipio, ya que disponía previamente de un informe de la administración autonómica correspondiente con la Avaliación Ambiental Estratéxica.

El consistorio está a la espera de que lleguen las autorizaciones solicitadas a otras administraciones, que son "menos complejos", según explican. Además, superó la fase de exposición pública, por lo que "casi está prácticamente todo listo para culminar esta tramitación urbanística, para poder afrontar, desde este mismo año, los pasos para la ejecución del complejo".

El proyecto de parque empresarial fue diseñado para aumentar y diversificar la oferta de espacios industriales en el ayuntamiento. Esta iniciativa de suelo industrial de Monte Mocín afecta a 117.984 metros cuadrados, de los cuales 52.318 serán para parcelas industriales de uso general y 5.703 para proyectos niño o en fase de creación. Del restante, 1.700 para uso terciario, cerca de 25.000 serán para zona verde y una cifra similar para el vial que habrá por el interior. En este apartado, se contempla la creación de una calle en forma de 'U', con dos ramales anexos y cuatro rotondas, así como un carril para las bicicletas que ocupará 2.525 metros cuadrados.

El regidor, Jorge Cubela, informó en una junta vecinal a la parroquia de Santa María, como principal afectada, explicando que "es estratégico para el municipio, ya que en el se podrán conjugar medios tecnológicos con la armonización en el contorno y unas buenas conexiones por carretera, que se complementarán con las ya existentes".