Lalín afronta hoy la última jornada de las fiestas patronales más atípicas que se recuerdan. El municipio está sometido a restricciones especiales debido a la evolución de los contagios de Covid-19, lo que obligó a suspender todos los eventos de As Dores. Por eso, tanto el fin de semana como los dos festivos locales han transcurrido sin apenas ambiente en las calles -varias peatonalizadas-, más allá del terraceo al 75%.