Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una explotación de Rodeiro urge la retirada de un animal muerto el jueves

Los dueños de la granja contactaron con 012 y Seprona, y siguen a la espera

Los dueños movieron el cadáver hasta la entrada del establo.

Los dueños movieron el cadáver hasta la entrada del establo.

Días atrás el sindicato Unións Agrarias alertó del colapso que está sufriendo el teléfono 012, habilitado por la Xunta para la atención al ciudadano. Su volumen de llamadas es tal que los vecinos que quieren alertar de daños del jabalí en sus cosechas en muchas ocasiones desisten de dar el aviso porque no consiguen hablar con un operador. Por eso, el sindicato insta a poner en marcha servicios de atención alternativos para las granjas y agricultores.

La situación desespera también a una explotación de Toiriz, en Rodeiro. Esta granja de vacuno registró el jueves por la mañana una baja en su cabaña ganadera. Los dueños dieron de comer al semental ese jueves por la mañana y un par de horas después, cuando volvieron a la granja, el animal estaba muerto. Tenía seis años y pesa en torno a los 1.000 kilos.

Encontraron al animal muerto dentro del establo e intentaron contactar con el servicio de recogida de cadáveres, con el 012 y finalmente con Seprona. Confiaban en que viniesen a recoger a Pacholo, que así se llamaba el semental, ayer por la mañana. Pero no. Así que sus dueños tuvieron que moverlo para la entrada del establo, para evitar cualquier tipo de infección en el resto de la ganadería. "Pero el olor es insoportable, tanto para nosotros como para el resto de vecinos de la localidad", explican los dueños, que alertan además de la situación de insalubridad en la que se ven envueltos pese a intentar que se retirase el cadáver ya en la misma jornada en que se produjo la muerte. En esta explotación, por otra parte, ya se produjeron meses atrás varios robos de los pastores eléctricos que emplean para cercar a las reses de sus fincas.

Compartir el artículo

stats