Desde el año 2016, tras encontrarse en el paro, la emprendedora María José Tallón decidió montar una huerta ecológica en su casa natal de Cortegada. Un proyecto que tiene visión de futuro, pero que en la actualidad maneja sola un terreno de 6.000 metros cuadrados de huerto.

-¿Cómo inició este camino?

-En la situación que estaba, tenía que hacer algo. Tenía esta casa con el terreno y decidí aumentar la plantación que antes hacía para autoconsumo, con la idea de vender los productos de la época a través de una página.

-¿Es difícil organizarse para venderlos?

-Yo paso todo el tiempo en el huerto, por lo que tengo que venderlos a través del contacto que tengo. Me llaman, me dicen lo quieren y a que hora lo vienen a buscar, yo lo preparo, llegan aquí y lo llevan. Incluso pueden recogerlo en la propia huerta si lo desean. Actualmente también lancé fresas y tomates deshidratados, a través de una marca, Cristos, que se diferencian de Trasdeza Natur. Además, ganamos un premio de Agader, por la innovación tecnológica en nuestras instalaciones eléctricas.

-¿Qué productos ofrece?

-Todo lo marca la temporada. En verano más de lechugas, tomates, pimientos, calabacines u otros; en invierno verduras, brécol o coliflor. No descartamos aumentar y tener frutales, pero la pandemia frenó algo los proyectos.

-¿Cómo decidió colaborar con el proyecto solidario?

-Pues siempre hay excedentes en la producción y, ¿por qué iba a tirarlos a compost, pudiendo ayudar? Me puse en contacto con ellos y les ofrecí que viniesen a recoger todas las semanas. Me parece que hay que colaborar todos un poco para ayudar a las familias. Además, es interesante el proyecto y no siempre colaboro con excedentes, a veces lo hago porque quiero, aportando una cesta de productos de la temporada que reservo para darles. Es en nuestro ayuntamiento y es imprescindible en los tiempos que estamos ayudarnos los unos a los otros.