Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oca resiste el tirón como el mayor atractivo de A Estrada y mantiene el 75% de sus visitas

Las seis hectáreas de jardines intramuros facilitan la visita en condiciones de seguridad - El presidente de la Casa Ducal de Medinaceli remarca que el de este año es un turista más joven de lo habitual y de procedencia nacional

El Pazo de Oca es uno de los grandes emblemas turísticos de A Estrada. // Bernabé

El Pazo de Oca es, sin género de duda, el principal recurso turístico de A Estrada. El número de personas que visitan el monumento cada año avala esta afirmación. En un verano completamente atípico en el que la actividad turística se ha visto resentida, principalmente por la caída del visitante extranjero, el bautizado como Versalles Gallego ha resistido el tirón. Como es lógico, en Oca también se dejaron sentir los efectos de la crisis sanitaria del coronavirus, si bien el palacio logró mantener el 75% de los visitantes que acuden cada verano a recorrer sus afamados jardines.

Las seis hectáreas de espacio ajardinado intramuros permiten adaptarse con facilidad a los protocolos de prevención que se aplican para afrontar la pandemia, en especial en lo que a aforos se refiere. El presidente de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, que gestiona esta y otras propiedades en distintos puntos del país, Juan Manuel Albendea Solís, explicó ayer que el turismo ligado al Pazo de Oca se ha comportado "como el turismo de interior", subrayando que el caso del pazo estradense es similar al de otro monumento adherido a la fundación ducal en Úbeda. Indicó que el mes de julio tardó en arrancar en términos de visita, comenzando a funcionar muy bien hasta completar la primera quincena de agosto y empezando a decaer a medida que se aproximaba el mes de septiembre.

Albendea Solís puso el acento en el cambio de perfil del turista que visita el pazo este año, con una media de edad sensiblemente inferior a la habitual, por debajo de los 50 años. Indica en este sentido que la inmensa mayoría de estos visitantes proceden de distintos puntos de España. "El turismo extranjero está prácticamente desaparecido", manifestó. Seguidamente, añadió que ello ayuda a entender por qué las visitas comenzaron a decaer de forma acusada en los últimos días de agosto y ahora, a comienzos de septiembre, con la vuelta al trabajo de buena parte de los españoles que disfrutaron de julio y agosto como los meses centrales del período vacacional.

El presidente de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli concretó los datos de afluencia a los jardines que han bautizado al Pazo de Oca como el Versalles Gallego o el Generalife del Norte. En julio, alrededor de 1.200 personas compraron una entrada para disfrutar de este vergel, frente a las más de 3.000 que acudieron a realizar este recorrido en agosto. A ellos hay que sumar las alrededor de 600 personas que accedieron al recinto de manera totalmente gratuita, como puede ser el caso de los visitantes que proceden del término municipal estradense.

En las últimas semanas el Pazo de Oca se ha abierto también a las visitas interiores, si bien se han adoptado cambios por seguridad, como espaciar estos recorridos por las distintas estancias del palacio o reducir el número de personas que participan en cada una de ellas.

Alrededor de 22.000 personas visitan los jardines del Pazo de Oca cada año. Juan Manuel Albendea Solís confima que la tendencia es alcista, si bien no deja de reconocer que España "hay muy poca afición a visitar jardines y la jardinería en general". Con un recinto que se incluye entre los grandes jardines del mundo, asume que en otros países de Europa, caso de Francia o Inglaterra, los visitantes se contarían por cientos de miles. "Aquí contamos por miles", matizó.

Este es el primer año que el exterior del pazo se ha instalado una oficina de turismo. Su responsable indicó ayer que la mayor parte de las personas que se acercan hasta aquí tienen ya una idea de la belleza de los jardines que les esperan al cruzar la puerta de entrada al recinto. Explica que la mayor parte de las personas que se acercan hasta este punto de información son turistas nacionales, muchos de ellos procedentes de Madrid, Cataluña y distintos puntos del norte del país, sin olvidar el importante peso de los visitantes de otras zonas de la geografía gallega. Esta oficina permanecerá abierta al público hasta el próximo 26 de septiembre.

Compartir el artículo

stats