"Fue un San Ramón diferente porque echamos mucho de menos a las familias, pero los mayores supieron hacer un buen uso y disfrute del trabajo llevado a cabo para ellos. Durante la jornada se remitió desde el centro material audiovisual a los parientes de los residentes para que vieran cómo fue todo", explica Rocío Carbón, directora de la residencia cruceña, donde ayer tuvo lugar la celebración de San Ramón con un programa que incluyó una misa oficiada por el obispo de Tui-Vigo, Luis Quinteiro, y una comida de confraternidad.

Residentes y trabajadores del geriátrico compartieron mesa y mantel con un menú compuesto por entremeses variados, salpicón de marisco, cordero con patatas y guarnición, tarta helado con sirope. "Este año no pudimos contar con un grupo musical ni durante la misa ni después de la comida, por lo que por la mañana a través de un aparato sonó en el centro música de banda, y por la tarde sonaron temas de Manolo Escobar, Paloma San Basilio, Rocío Durcal, Marisol, Joselito y Julio Iglesias, entre otros", añadió la responsable del centro. Tanto ella como el resto de la plantilla de la residencia hicieron votos para que en el 2021 "la situación de la Covid-19 esté por fin controlada y poder celebrarlo como siempre".