Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un nido a prueba de virus

La Casa Niño Pequeniñxs de Dozón abrirá sus puertas el día 1 con lista de espera y cinco pequeños supervisados por Ylenia Varela

Ylenia Varela, ayer, en la Casa Niño Pequeniñxs. // Bernabé/Javier Lalín

El próximo martes Ylenia Varela abrirá las puertas de la guardería rural Casa Niño Pequeniñxs con el objetivo de cuidar de al menos cinco pequeños de Dozón. El recinto de la antigua casa del conserje del colegio de Dozón acoge un recinto especialmente desinfectado siguiendo los protocolos sanitarios para prevenir el coronavirus. "Ahora estoy desinfectando los juguetes y todo lo demás, además de quitar todo lo que teníamos de tela y lo que no se pueda lavar de manera habitual", explica la responsable de la guardería de Dozón. Varela explica que "el período de adaptación de este año va a ser más complicado porque no podrán entrar las familias en el recinto. Antes, lo que hacíamos era dejar entrar uno de los padres con ellos para reconocer el espacio durante los primeros días, pero eso tampoco lo vamos a poder hacer con esto del coronavirus. Tampoco podrán entrar los niños con las chaquetas ni con los zapatos que traigan de casa porque dentro tendrán sus mandilones y otro calzado para estar dentro".

Ninguno de los niños de la Casa Niño Pequeniñxs tendrá que utilizar mascarilla debido a que su uso no es obligatorio para menores de 6 años. Ylenia Varela estará ocho horas de lunes a viernes, entre las 7.30 y las 15.30 horas, pero recuerda que "cada niño podrá tener su horario en función de sus necesidades". La cuidadora asegura que "todavía no conozco a los niños que vienen este año porque tengo cuatro nuevos". En principio, el martes comenzarán su nueva etapa tres niños de un año, uno de dos años y otro más de seis meses de vida. La responsable de esta guardería recuerda que como no podía ser de otra forma "hay que estar muy expectantes con todos ellos, sobre todo porque ahora es más complicado con esto de la pandemia, pero lo intentaremos hacer lo mejor posible porque la vida tiene que seguir".

Demanda

Sorprende que un municipio que apenas supera el millar de habitantes cuente con una guardería con lista de espera, tal y como reconoce la propia Ylenia Varela. "Ahora mismo sí que tengo bastante demanda e incluso una lista de espera y todo. Esto va por épocas y depende del año. Hay años en los que hay más niños y, sin embargo, en otros no nacen tantos como antes", apostilla. La Casa Niño Pequeniñxs confía en poder llegar perfectamente pertrechada al nuevo curso para impedir que el Covid-19 haga acto de presencia en ninguno de sus integrantes y poder cuidar de los pequeños que serán la alegría de la antigua casa del conserje del colegio del municipio. Ylenia Varela vive los días previos a la apertura de su guardería con una mezcla de ilusión e inquietud a partes iguales, pero se muestra convencida de que todo va a salir a pedir de boca.

Compartir el artículo

stats