Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La importancia de tener cubierta la repatriación

Galicia tiene una profunda cultura de la muerte, que algunos solo ven superada por el antiguo Egipto. San Andrés de Teixido, la procesión de cadaleitos en Santa Marta de Ribarteme (As Neves) o las leyendas de la Santa Compaña son algunos ejemplos. Y sin embargo, los seguros de decesos son un producto con muy escaso tirón entre las compañías de seguros. Algunas ni siquiera llegan a ofrecerlos, en vista de la escasa repercusión. Ni los tenían antes ni los incorporaron con el arranque de la epidemia sanitaria.

Estos seguros cubren todos los gastos relativos al entierro y pueden pagarse de forma mensual, con una cuota que varía en función de la edad del asegurado, ya que a partir de determinada edad lo normal es que se pague una prima única. Este tipo de seguros son habituales desde hace años en compañías como Allianz, Santa Lucía o Mapfre. Desde una de las oficinas de esta empresa en Lalín ratifican que la demanda de estos seguros no subió con la Covid-19, porque entre otras cuestiones es un seguro por el que normalmente se preocupan personas de mediana edad o mayores. La póliza incluye el fallecimiento por coronavirus, y resulta interesante si se tiene en cuenta que también asumen los gastos de repatriación si uno muere fuera de España durante un viaje. Los gastos que supone el papeleo y el traslado de un cadáver suponen "miles de euros" al no disponer de un seguro como éste.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats