Compromiso por Lalín presentó por registro una batería de preguntas que al ser formalizadas 48 horas antes del pleno (fijado para esta mañana a las 10.00 horas) deben ser respondidas antes de la sesión. Varias de las cuestiones están relacionadas con la pandemia sanitaria, de modo que el partido quiere saber si el gobierno local ha pensado en alguna línea de ayuda para que los vecinos y las vecinas sin recursos puedan hacerse las pruebas de la Covid-19; si baraja redactar un plan de conciliación similar al que anunció Silleda días atrás y que ofrece atención puntual a la infancia en su domicilio; cuál es el criterio de la edil de Cultura, Begoña Blanco, para tomar la temperatura a los asistentes durante un acto cultural y no antes de acceder al mismo; y a quién le competen las responsabilidades en Sanidade e Educación, según el Estatuto de Galicia.

Cuiña quiere saber si Crespo, también piensa que aquel hace "política rastrera", como afirmó días atrás el edil popular José Cuñarro. Y de paso pregunta al gobierno por el niel de suciedad de las calles y el estado de los contenedores de basura, por el criterio que se sigue para cortes parte de la calle Luis González Taboada el fin de semana.

Ya metidos en cuestiones económicas, la batería de preguntas incluye conocer a qué se dedicó este año la ´subvención del Fondo de Compensación Ambiental y cuándo estará listo el Plan Económico Financiero. Compromiso pregunta también si hay algún seguro que cubra las obras de reparación del Lalín Arena, al que por cierto no se le cambió la cubierta pese a que el ejecutivo así lo había anunciado. Cuiña añade que sería correcto saber si el ejecutivo va a reclamar a a la empresa "que solventó el destrozo" del multiusos después del pedrisco, ya que cada vez que llueve hay filtraciones.

Por último, Compromiso requiere explicaciones sobre el silencio ante el hecho de que quedasen desiertos los puestos ofertados en la Plaza de Abastos. Pregunta además por el nombre de las empresas que ayudaron a financiar la Gala do Cocido de febrero, así como por su coste total para las arcas y que beneficio tuvo pagarle a la periodista Silvia Jato una comida de 240.10 euros.