El alcalde de Cerdedo-Cotobade, Jorge Cubela, anunció ayer que el Concello extenderá hasta el próximo mes de noviembre el que es el operativo de extinción y prevención de incendios forestales más grande de la historia de este municipio, compuesto por casi una treintena de efectivos propios. El mandatario anunció que se acordó mantenerlo hasta bien entrado el otoño.

Cubela no dejó de reconocer que, pese a las intensas jornadas de calor y a los 55 días consecutivos sin lluvia, el verano deja hasta el momento un balance de solo dos jornadas "negras", con una decena de "conatos intencionados" en cada una de ellas, "que afortunadamente quedaron en poca cosa gracias al gran número de efectivos que tenemos y a la rápida y diligente actuación de los mismos", aplaudió el alcalde.

En concreto, desde el gobierno local se indicó que estos equipos funcionarán hasta el próximo 21 de octubre. El mandatario local remarcó que, aunque julio y agosto acostumbran a ser los meses de más riesgo, septiembre y octubre depararon para este municipio algunos de sus focos más grandes y de mayores daños.

El Concello está poniendo el acento en las tareas de prevención, con casi 60 hectáreas desbrozadas entre el trabajo realizado por el personal municipal y por las brigadas. Suma a ello la labor de vigilancia en la que colabora el Distrito Forestal y la agrupación de voluntarios de Protección Civil. En este sentido, el alcalde anuncio también que los desbroces forestales se ampliarán hasta comienzos del mes de noviembre para intentar minimizar al máximo los riesgos. Cubela está solicitando diariamente un informe de situación pese a encontrarse de baja subrayando que "la lucha contra esta lacra y la defensa de nuestros momentos es prioritaria y no hay ni bajas ni vacaciones", remarcó.