Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La incertidumbre ante el inicio del curso llega a las librerías con demora en compras y reservas

Libreros de A Estrada y Lalín confirman que muchos padres decidieron retrasar este año los pedidos de libros de texto hasta que se clarifique el escenario - Los encargos que se inician en junio o julio empiezan a llegar ahora

Las librerías percibieron este año las incógnitas que rodean la vuelta a las aulas. // Bernabé/Javier Lalín

Septiembre es uno de esos meses en los que las familias tienen que ajustarse el cinturón. Después de los excesos que, en mayor o menor medida, son propios de la época vacacional, toca volver a hacer cuentas para equipar a los más pequeños de la casa para que regresen a las aulas. Sin embargo, este no es un año cualquiera. Si las vacaciones son diferentes, el retorno a las aulas es, también, totalmente distinto en tiempos de pandemia. La incertidumbre y la dudas que se le plantean a muchos padres y madres están haciéndose notar en las librerías de Deza y Tabeirós-Terra de Montes. Todas las consultadas ayer por esta Redacción coincidieron en señalar que este año se está percibiendo una demora tanto en la reserva como en la compra de libros de texto y material escolar, siendo muchos los ciudadanos que se destacan por esperar hasta el último momento para que el regreso a la actividad en los centros educativos se clarifique lo más posible.

El momento en el que se revisan los protocolos de seguridad para evitar el contagio en las aulas tendría que acompasarse con una actividad frenética en las librerías de la zona, donde otros años sería habitual que en la recta final de agosto el goteo de padres para retirar y poner a punto el material que utilizarán sus hijos en el nuevo curso académico sería una constante. Sin embargo, en este atípico 2020 la cosa está muy tranquila en las librerías de la zona. "A estas alturas no es habitual que estemos teniendo aun ahora los encargos", apuntan desde la Librería Faro de A Estrada. Indican que se está produciendo una demora en los pedidos de libros de texto y material escolar. "La gente no sabe cómo va a ser el curso y está con miedo. Empiezan ahora a encargar cuando otros años estarían ya recogiendo", aseguran, ofreciendo una explicación al hecho de que estos negocios no estén registrando en estos momentos el aluvión que les correspondería otros años. "La cosa está muy tranquila. Mucha gente, como no sabía si empezarían, prefiere esperar por si finalmente no las necesita", indican desde el sector. Inciden en que algunas familias se decantan por aguardar a las reuniones con el profesorado para comprar más sobre seguro o para retrasar una inversión que es especialmente acusada en cursos en los que los libros de texto no son reutilizables porque los alumnos han de escribir sobre ellos, caso de los tres niveles de Educación Infantil y, especialmente, en los dos primeros cursos de Primaria.

"Se está notando en las reservas. La gente suele hacerlas con anticipación y este año está esperando a que abran los colegios", explican desde la también estradense Librería Durán. Subrayan que los padres se decantan en algunos casos por llevarse los libros de texto -dado que, aun en el supuesto de que, como sucedió en el curso pasado, tuviese que apostarse por sesiones telemáticas, serían necesarios- pero retrasan la compra del material escolar, una actuación que se corrobora también desde otras librerías de las comarcas. "Hay reservas, algo menos que otros años, porque la gente quiere esperar a ver qué pasa. Habrá el aluvión después, en septiembre", señalan.

"Para algún curso los libros sí que se vendieron, pero el material no", señala otra librera en este mismo sentido. Subrayan que algunos niveles todavía tienen sin terminar los libros del año pasado, material que en algunos centros se piensa aprovechar en el arranque del curso para afianzar contenidos que los alumnos tendrían que haber abordado en un año académico que se vio alterado por la interrupción de las clases el pasado mes de marzo, sin que volviesen ya a retomarse de forma presencial.

"Este año se está notando tanto en le recogida como en los encargos" , indican desde la Librería Dalvi de Lalín. También en la capital dezana, la Librería Raíces ha podido detectar esta tendencia de las familias a reservar los libros de texto más tarde que en cursos anteriores. "Todo el mundo viene diciendo a ver si empieza, a ver si qué pasa...Hay quien viene a encargar ya los libros en julio y este año está viniendo ahora", explican.

Los libreros de la zona aseguran que no es extraño que algunos ciudadanos tengan por costumbre reservar los libros de sus hijos para el nuevo curso ya en junio, cuando culmina el anterior, de manera que pueden despreocuparse durante las vacaciones y asegurarse de tener todo listo para recoger y llevar al colegio. Esto cambió este año, tras la experiencia del último curso y después de unas semanas en las que los rebrotes non han parado de crecer. "En el colegio a algunos cursos también les recomendaron esperar", señalan.

"La cosa va lenta en venta de libros. No es tanto que la gente tenga miedo a que haya un confinamiento, sino incertidumbre. Deciden esperar a que se clarifique. Si hay que comprar, ya se comprará", explica el responsable de la Librería Marxe, en la capital estradense.

En cuanto al precio medio por curso, explican que es muy variable y que cambia también en función del colegio. Por ejemplo, un primer curso de Primaria puede suponer en torno a 240 euros en algún centro y rondar los 150 en otro.

Compartir el artículo

stats