Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El virus que abre más puertas y acentúa la brecha digital

Los institutos de Deza y Tabeirós-Montes utilizarán accesos antes no usados - Muchos temen los riesgos de la docencia telemática

Imagen de archivo de alumnos de los institutos de A Estrada, al salir de clase. // Bernabé / Cris M.V.

El virus que nos encerró en casa durante el confinamiento es, paradójicamente, también el que abrirá literalmente más puertas en los centros de Secundaria, Bachillerato y FP de Deza y Tabeirós-Montes. Muchos usuarán accesos antes no utilizados. Pretenden así reducir el riesgo de contagio.

Es lo que harán, por ejemplo, el IES Laxeiro de Lalín. En su plan de acogida ya contempla entradas escalonadas por cuatro puertas distintas: por la principal entrarán primero de la ESO y dos cuartos; por la de talleres, los ciclos de FP salvo Administrativo. Segundo de la ESO, un tercero y la familia administrativa lo harán por la del pabellón A; y dos terceros, un cuarto y los bachilleratos, por la puerta sur. También lo harán el IES Aller Ulloa; el IES María Inmaculada de Silleda, usando sus tres puertas ; y el IES Número 1 de A Estrada, utilizando las dos de que dispone. El CPI Rodeiro seguirá empleando tres, con entradas distintas para Infantil, Primaria y Secundaria. También el IES Pintor Colmeiro de Silleda estudia habilitar varias entradas aunque es consciente de que la utilización del transporte escolar lo complica.

Pero, más allá de las puertas físicas, el coronavirus también obligará a abrir las virtuales. Los docentes saben que reforzar el uso de las nuevas tecnologías y de actividades interactivas en las clases telemáticas puede servir de "entrenamiento" si un eventual repunte obliga a implantar la formación telemática. Por eso, apunta el director del IES Número 1 de A Estrada, la programación didáctica de los distintos departamentos de su centro primará la introducción de actividades interactivas y vinculadas a las nuevas tecnologías. Así, "llegado el caso, si hay que confinarlos, tendrán un aprendizaje previo". Se acrecentará el uso del aula virtual. Ya tuvieron uno "muy fuerte, muy loco y con mucho estrés" durante el confinamiento. Así, por ejemplo, en el IES Antón Losada Diéguez de A Estrada todos los profesores cargarán contenidos e incluso exámenes virtuales en la plataforma, que parte de los docentes ya usaron también durante el confinamiento.

Este puso de relieve la existencia innegable de una brecha digital. El rural y las familias con menos recursos juegan con desventaja. En A Estrada, los IES Manuel García Barros y Número 1 constataron que había alumnos que carecían de equipos informáticos o que no tenían conexión. Los centros les dejaron los equipos. Y gracias al apoyo del Concello, Cruz Roja y Cáritas se logró que, al final, todos tuviesen conexión, bien fuese a través de la red A Estrada Dixital o de una tarjeta de datos aportada por las entidades benéficas a familias con necesidades económicas. Para poder agilizar la solución al problema en caso de que se plantee, en los centros ya se solicita ahora -con los impresos de matrícula- información acerca del tipo de conexión y equipamiento informático que existe en los hogares de sus alumnos. Su objetivo es prever las necesidades que puedan surgir.

Asimismo, para evitar problemas de conexión con videoconferencia y la falta de impresora en muchas casas, el IES Número 1 intentará evitar actividades que necesiten su utilización, primando otras interactivas.

Pero hay otras necesidades aun más acuciantes. La necesidad de una mayor higiene -que la Xunta pone negro sobre blanco en el protocolo remitido a los centros- pone contra las cuerdas a un personal de limpieza insuficiente a todas luces, según los directores,para la ingente tarea que se le avecina. Los baños deberán limpiarse al menos tres veces al día. Los directores de los centros están de acuerdo pero, para ello, demandan incrementar el personal de limpieza. Muchos señalan que ya deberá estar en el centro por la mañana. Pero son personas de carne y hueso, que no pueden llegar a todas partes. Por eso, el director del IES Chano Piñeiro de Forcarei, Anxo Fernández, ha pedido jornada completa para una limpiadora que trabaja media jornada. Y el director del IES Laxeiro -que aspira a que la Xunta dé luz verde a aumentar este tipo de personal- ya baraja contratar a una empresa de refuerzo para realizar una limpieza general de pasillos y cristales. Aun así, sabe que los 8.000 metros cuadrados del recinto dan mucho que hacer. Ya ha adquirido pistolas desinfectantes para que el propio alumnado limpie sus propios puestos en aulas de uso compartido como las de Música o Plástica. También deberán higienizar los ordenadores que utilicen en el aula de informática, en la que se instalarán mamparas entre los equipos para favorecer el distanciamiento. Y en el IES Pintor Colmeiro de Silleda, han adquirido bayetas y productos virucidas para que los alumnos higienicen sus propios puestos al llegar y al salir del aula de informática.

No son las únicas preocupaciones que atenazan a los docentes. El invierno en estas comarcas no es precisamene suave. Ventilar entre clase y clase suena bien pero, en pleno invierno, puede resultar duro, hace notar la directora del IES Aller Ulloa de Lalín Xoana Mouriño, a quien también le preocupa qué hacer durante los recreos cuando llueva. "No tenemos pabellón polideportivo. Las clases las damos en los municipales", explica. Idéntica preocupación atenaza al equipo directivo del IES Pintor Colmeiro de Silleda, que también carece de patio cubierto. Su enorme área de casi 30.000 metros es perfecta para que los alumnos se esparzan -aunque no vayan a usar las instalaciones deportivas por no estar permitido el uso de objetos como los balones- si no llueve. Pero cuando las precipitaciones arrecien, les preocupa que el deambular por el centro de los estudiantes pueda derivar en contactos indeseados. De ahí que estén barajando habilitar un único recreo de más tiempo. Los dos de 20 minutos pueden ser "problemáticos". Saben que los adolescentes "están deseosos de tener contacto entre ellos". Aunque por como proyectan plantear el curso los más pequeños estarían en clases de concepto muy similar al de "burbuja", en el recreo ese planteamiento se desmorona.

También el IES Chano Piñeiro baraja establecer dos grupos de recreo y ha retirado futbolines y mesas de tenis de mesa en un patio interior del que dispone para que sus alumnos estén dentro del centro cuando los rigores del invierno lo aconsejen.

Compartir el artículo

stats