Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Rabiosa abre sidrería en Pardemarín

Descendientes del creador de la variedad sidrera de Callobre, los propietarios del Campus de Mazá e da Sidra fundan un lagar con zona de degustación y plantación en Parada

Orlando y Patricia Villamayor, con Manuel Gestoso, ayer, en la nueva sidrería de Pardemarín. // Silvia Pampín

Descendientes del creador de la emblemática variedad de manzana sidrera Rabiosa de Callobre, Patricia y Orlando Villamayor llevan la sidra en su ADN. Bisnieta y nieto, respectivamente de José María Torres -industrial fundador en los años 40 de la quesería El Labrador Estradense, junto a su hermano Daniel que la regentaría durante décadas- han sentido siempre la manzana y la sidra como algo muy suyo, de familia. José María fue el pionero. Muy emprendedor, fue un estudioso de la fruticultura y fue así, según explicó ayer su nieto Orlando, como logró la apreciada variedad de manzana silvestre Rabiosa de Callobre., que le confiere a la sidra un punto de acidez muy apreciado. Plantó manzanos en Vilar (Callobre) y en ese mismo lugar elaboraba una sidra que luego vendía yendo con un carro por las parroquias. Problemas de salud le impidieron culminar su proyecto pero su yerno, Manuel Villamayor, tomó el testigo y, junto a su mujer, Isaura Torres, dio continuidad a su legado realizando en los noventa nuevas plantaciones en Callobre.

Herederos de este legado, Orlando y Patricia Villamayor fundaron hace dos años Biostore S.L., una empresa de la que la joven -graduada en Administración y Dirección de Empresas y titulada con un Máster Europeo en Finanzas- es administradora única. En las fincas de Callobre -en el Campus da Mazá e da Sidra próximo a la casa de turismo rural Torres de Moreda, propiedad de la hermana de Orlando- experimentan con diversas variedades y han venido mostrando la floración de los manzanos a los participantes en las rutas que, por ejemplo, ha organizado la Diputación en los últimos años. Allí hay ejemplares de manzanos de más de 50 y de 30 años plantados por José María y Manuel junto a sus familias.

Y de la mano de Manuel, que había nacido en Parada de Pardemarín, llegó la pasión por la manzana y la sidra a esta parroquia estradense. Allí, junto a la casa natal de Manuel realizó la familia una plantación de manzana, inscrita en el Consello Regulador de Agricultura Ecolóxica de Galicia (Craega). Sus árboles están ahora llenos de fruto. Y este es la base sobre la que a través de Biostore S.L., Patricia Villamayor, impulsa junto a su padre y su pareja, Manuel Gestoso, un ilusionante proyecto. Ultiman todos los detalles para abrir en la casa natal del abuelo de la joven una sidrería con lagar, bodega subterránea y zona de degustación con capacidad para 16 personas (en un contexto ajeno al Covid) en el pajar rehabilitado de la remozada vivienda familiar. Sus vistas son inmejorables. A un lado tienen una plantación de manzana en ecológico y, al otro, las espectaculares vistas del valle e incluso de la villa estradense que la altura de Pardemarín le permite disfrutar de otras parroquias.

Tras efectuar la recogida de la manzana a finales de septiembre o principios de octubre, Biostore S.L. proyecta producir sidra, vinagre, zumo, ginebra (en colaboración con una destilería gallega) y hasta queso con sidra. Aunque también dispone de la marca A Sobreira, Biostore apostará decidamente por la marca Rabiosa.

Compartir el artículo

stats