El BNG de Lalín comunicó en el día de ayer haber recibido un "aluvión de críticas" de parte de vecinos alertando sobre el estado de abandono en el que se encuentra el Paseo do Pontiñas; no solo en una zona determinada, sino "en la práctica totalidad de sus casi nueve kilómetros que lo conforman".

Los nacionalistas acusan al ejecutivo municipal de dejadez total y absoluta en el mantenimiento del espacio fluvial y de cuidarlo solo de boca, ya que a la hora de la verdad está como está", aducen. Asegura la formación frentista que en las últimas semanas muchos vecinos se acercaron personalmente a miembros de su partido, e incluso les enviaron por redes sociales y correo comunicaciones para criticar el estado de abandono en el que se encuentra el paseo, "que presenta grandes deficiencias en todo el recorrido en los elementos que lo conforman".. Farolas carentes de sus elementos, vallados destrozados y tirados en las fincas colindantes, iluminación inexistente en varios tramos, puentes y bancos rotos, vegetación que invade el propio camino, falta de limpieza son algunos de los ejemplos. Asimismo, asegura que las áreas de ocio, debido a su mal estado, no cumplen su función a día de hoy e incluso alguna carece de los mínimos elementos de los que constaba en su día.

El BNG le recuerda al gobierno "cuando se les llenaba la boca con las críticas al cuidado de Pontiñas en el pasado mandato, y que en comparación con el estado actual nada tenía que ver". A su juicio,. el estado del mencionado espacio natural es mucho peor este año que en anteriores y es una cuestión en la que, añade, "este gobierno está mostrando su incompetencia y total capacidad de gestión de este espacio público tan importante desde siempre por la elevado número de vecinos que lo emplean, y máximo ahora con la situación de pandemia". Por eso demanda una solución la esta situación, que no se demore más la limpieza y que el ayuntamiento se ponga con carácter inmediato a recuperar lo que califican como "el pulmón lalinense".