Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lalín, Silleda y A Estrada rebasan el promedio autonómico en donación de sangre por habitante

Los vecinos de las comarcas aportaron el año pasado 3.123 dosis

Un bus de la Ados se desplazó ayer hasta la Praza da Igrexa de Lalín.

Un bus de la Ados se desplazó ayer hasta la Praza da Igrexa de Lalín. // Bernabé/Ana Agra

Los hospitales gallegos precisan alrededor de 10.000 donaciones de sangre al mes, cifra que no disminuye en verano, por el contrario, el período estival ofrece dificultades añadidas al desarrollo de las campañas de donación especialmente por la deslocalización de los potenciales donadores. Y la sangre no se puede fabricar. Por eso es importante que las personas que cumplan con los requisitos realicen esta acción solidaria, algo que en Deza y Tabeirós-Montes alcanza un notable grado de compromiso.

En los nueve municipios de las comarcas la Axencia de Doazón de Órganos e Sangue (ADOS) recogió durante el pasado año un total de 3.123 donaciones y concellos, por este orden, de Lalín, Silleda y A Estrada superaron la media autonómica de 41 donaciones por cada millar de habitantes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) cifra en 31,5 el promedio de dosis por 1.000 vecinos en los países más desarrollados.

La provincia se movió el pasado curso en los mismos números que la comunidad autónoma y las 38.968 donaciones de los ciudadanos pontevedreses sirvieron para alcanzar el dato absoluto de 109.330 en Galicia, lo que representa un crecimiento del 3,1%. Volviendo a las comarcas, Lalín es el municipio que mejores registros presenta, con exactamente 1.201 donaciones durante el pasado ejercicio, o lo que es lo mismo una tasa de 59 por cada millar de habitantes. Muy de cerca, en términos porcentuales, se sitúa Silleda, con una tasa de 57x1.000 que arrojan sus 491 donaciones. A Estrada también está en datos muy favorables al aportar 1.043 dosis (51x1.000).

En el resto de los ayuntamientos de la zona la tasa de donación es menor de la media gallega. En Vila de Cruces ha sido de 33 por 1.000 (174 extracciones) y Agolada es el que más se aproxima, con 38 por millar de residentes y 89 dosis en un año. Dozón es el único municipio de las comarcas en las que no constan donaciones. Forcarei y Cerdedo-Cotobade son dos localidades que deberían mejorar su perfil solidario al aportar en doce meses 26 y 28 donaciones en cada caso, con lo que sus tasas de donación por cada mil habitantes es de 8 y 7, respectivamente.

La organización dependiente del Servizo Galego de Saúde (Sergas) implantó a finales de marzo, debido a las circunstancias excepcionales del Covid-19, el servicio de cita previa telefónica para la donación de sangre en las unidades móviles que recorren la geografía gallega, al margen de las permanentes de los complejos hospitalarios. Los interesados en realizar esta acción solidaria pueden contactar con el número 900 100 828.

Compartir el artículo

stats