Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La matriculación de vehículos cayó un 33% en el primer semestre respecto al año pasado

La N-525 en el acceso a Silleda, casi sin vehículos, al principio del confinamiento.

La N-525 en el acceso a Silleda, casi sin vehículos, al principio del confinamiento. // Bernabé/Javier Lalín

El sector de la automoción no atraviesa por su mejor momento y la crisis sanitaria ha supuesto un mazazo para los concesionarios, que han visto como la matriculación, en la primera parte del año, ha caído un 33% respecto al mismo período de 2019. Con los desplazamientos limitados y las carreteras reservadas para, sobre todo, los vehículos de los considerados servicios esenciales, este gremio sufrió en los meses del confinamiento hasta punto de que en abril solo se tramitaron en los nueve municipios de las comarcas 11 altas, cuatro de ellas turismos.

Los datos divulgados por la Dirección General de Tráfico muestran un repunte en las ventas en los dos últimos meses, con 57 matriculaciones en mayo y un total de 108 en el pasado junio. El lastre de los meses de confinamiento y restricción de desplazamientos condicionan claramente las cifras de negocio para un sector que registró exactamente 442 matriculaciones de todo tipo de vehículos entre enero y junio, cuando en el mismo período del pasado ejercicio habían sido 662. Sirva como ejemplo que en este semestre el censo absoluto de altas es menor que solo las de turismos de la primera parte del año anterior.

Como es habitual, los automóviles representan el mayor porcentaje de operaciones y de las 442 altas, 292 corresponden a este tipo de vehículos. Son 213 menos que los contabilizados en el primer semestre del curso pasado. El siguiente grupo de vehículos con mayor número de matriculaciones fueron los camiones o furgonetas, con 62 altas. Llama la atención, en un territorio en el que el sector del transporte de viajeros es bastante representativo por las empresas que operan sobre todo desde Silleda, Lalín y en menor medida A Estrada, que en seis meses solo se matricularon tres autobuses; una unidad en cada uno de los municipios antes citados. La treintena de motocicletas, 14 tractores industriales, 6 ciclomotores, 31 remolques o semirremolques y 5 máquinas a motor sin epígrafe concreto completan el resto de las altas.

Lalín fue en estos seis meses el concello donde más se movió el sector de la automoción al contabilizar 129 matriculaciones, lejos de las 241 del primer semestre anterior. El desglose es el siguiente: 23 camiones o furgonetas, un autocar, 80 turismos, 11 motocicletas, 2 tractores, 3 ciclomotores y 9 remolques. Unos números semejantes muestra A Estrada, donde sus vecinos adquirieron 113 vehículos -169 en el primer semestre del curso pasado-, de los que 79 son turismos -un balance casi idéntico al de Lalín-, aunque el número de camiones o furgonetas se quedó en 13. Un autobús, 7 motos, 3 tractores, 7 remolques y otras 3 cierran el balance.

En Silleda se contabilizan 72 matriculaciones; 17 menos que en el mismo período del año pasado. Los 38 turismos están lejos de los 58 de entonces. El otro tipo de vehículos con mayor demanda fueron camiones o furgonetas, con 10 matriculaciones.

Vila de Cruces es uno de los municipios donde menos se nota la diferencia entre un período y otro. Ahora son 33 altas por 35 entonces y 23 turismos frente a 26. En seis meses en Rodeiro se gestionaron 21 altas ante la DGT, tres menos que las del anterior balance. En Agolada la caída de las cifras de negocio son muy llamativas pues las 11 matriculaciones totales -ocho de turismos- son casi la mitad de las 21 del anterior primer semestre. En Dozón son 8 frente a 7 unidades. En lo que atañe a Forcarei, en esta localidad se produjeron 26 altas, cuatro menos. Más acusado ha sido el descenso de ventas en Cerdedo-Cotobade, con 29 matriculaciones por 47 entre enero y junio del año pasado.

Compartir el artículo

stats