Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La compañía Viravolta descarta optar a la gestión del Museo Galego da Marioneta

"Para nosotros este proyecto está agotado; queremos dedicarnos a lo nuestro, que son los títeres", afirma Anxo García - Los fondos del grupo están custodiados en un inmueble

La historia del teatro de marionetas en Lalín, pero también en Galicia, no se entiende sin la figura de la compañía Viravolta. Anxo García, Pili Álvarez y Julio Balado fundaban en 1982 un grupo que, además de mostrar sus montajes por la geografía gallega o en festivales españoles, fue clave para la creación del Museo Galego da Marioneta en la localidad dezana. Después de su traslado, desde un vetusto local de la calle Manuel Rivero al Pazo de Liñares -con un impás donde el espacio museístico permaneció inactivo- en hace ahora algo más de un año Viravolta anunciaba su decisión de desvincularse del centro, poniendo fin a un proyecto de 18 años.

La decisión de los tres actores lalinenses sorprendió, sobre todo cuando en principio el Concello estaba encaminando el futuro del museo para que tuviese una entidad jurídica propia y, en definitiva, mejorar un convenio que no satisfacía a ninguna de las dos partes. Pero Viravolta, según comentaron entonces sus miembros, se cansó de esperar por los tiempos de la administración y anunció que no había marcha atrás. No obstante, sí dejaba una puerta abierta al regreso, en caso de que el proyecto -ya con el nuevo gobierno salido de las urnas en 2019- les convenciese. En esos primeros contactos, en los que intervino la concejala de Cultura, Begoña Blanco, todo apuntaba a que a Viravolta podría aceptar concurrir a la gestión de un museo, único en Galicia. Pero finalmente no será así. "Para nosotros este proyecto está agotado; queremos dedicarnos a lo nuestro, que son los títeres". Con estas palabras, Anxo García Fernández, cierra la puerta a la posibilidad de interesarse por llevar el museo.

Viravolta atesora una gran cantidad de fondos, que desde que fueron retirados de Liñares permanecen guardados en un local. Esto supone un coste económico para la compañía que no tiene más remedio que asumir. Respecto a la posible cesión de las decenas de marionetas propias y otras procedentes de compras o donaciones de distintas partes del mundo, García afirma que por el momento no hay nada decidido, que no se habló en el seno del grupo sobre qué pasará con los citados fondos y si algún día podrían regresar a Liñares, porque el Concello mantiene que el museo reabrirá en 2021.

Nuevo montaje

Viravolta está preparando un nuevo montaje, que iba a ser estrenado en abril, pero que finalmente verá la luz en septiembre. Se trata de una obra en la que la compañía adapta la historia real de un peregrino italiano que recorre el Camino de Santiago, proyecto que presentaron en su momento a dentro de las iniciativas del Xacobeo. Después de las funciones ya concertadas, la idea es que el espectáculo pueda salir de gira. En la obra intervienen los tres actores de la compañía lalinense y cuenta con música en directo del músico compostelano Fernando Reyes.

Compartir el artículo

stats