| La delegación gallega de la asociación Motoristas Unidos desplazó ayer a Lalín a varios de sus miembros para hacer entrega de un lote de alimentos no perecederos a Cáritas Diocesana, que estuvo representada por el párroco Marcos Torres. El acto solidario tuvo lugar en la Praza da Igrexa de Lalín con participación de socios de este colectivo integrado, fundamentalmente, por guardias civiles retirados y en activo, entre los que figura uno afincado en tierras lalinenses.