La presidenta de Femupo, la viguesa Marián García, participará hoy en las jornadas que tendrán lugar en A Estrada y a las que también asistirán representantes de colectivos de mujeres rurales de A Estrada -Arnois, Callobre, lagartóns, Santeles, Ribeira, Cora, Riobó, Avelina Valladares de A Estrada y Mulleres da Estrada-, así como de municipios dezanos -A Murga Deza (Lalín), Siador Arumus (Silleda) o Fontao (Vila de Cruces)-, además de asociaciones de Lourizán-Estribela, Mulleres en Igualdade de Vigo y Mulleres en Igualdade de Bueu. Y es que los colectivos de mujeres deben hacer piña. Así lo sienten Llobet y García. Esta está muy orgullosa del bagaje profesional y asociativa de sus dos vicepresidentas: Llobet de A Estrada y Raquel Touriño como representante de Cerdedo-Cotobade, A Lama y Ponte Caldelas. Femupo aglutina a las asociaciones A Murga Deza, A Murga Baixo Miño, Estribela-Lourizán, Ría de Morrazo, Mulleres da Estrada y a los cuatro colectivos de Mulleres en Igualdade de Bueu, Poio, Tui y Vigo. Saben que los problemas de las mujeres y del rural son comunes frecuentemente, independientemente de donde vivan.

Uno de los más acuciantes es la pobreza. García apunta que la crisis económica que se avecina se cebará especialmente con las mujeres. El desempleo suele hacerlo. Por eso la mujer -que asume el cuidado de hijos y dependientes- sufre más pobreza. También es víctima de la trata y explotación sexual, la violencia de género y lo que aun falta por avanzar en conciliación y corresponsabilidad. Para seguir luchando por objetivos comunes, Femupo y las federaciones de mujeres de Ourense y Lugo barajan ya crear una confederación de ámbito autonómico en Galicia.